DEVOCIONALES Y ORACIONES


"Con mi voz clamé al SEÑOR, Y Él me respondió...." Salmo 3:4

Es la respuesta a la oración lo que nos separa del reino de las cosas secas y muertas y hace de ella y de nosotros algo vivo y potente. Es la respuesta a la oración 10 que hace que las cosas ocurran y hayan cambios en el curso; lo que nos saca de las regiones del fanatismo y desmiente que ésta sea una mera ilusión. Sí, es la respuesta lo que hace de la oración algo divino y real. Además, la respuesta a la oración es la única garantía de que hemos pedido bien. ¡Qué maravilloso poder hay en la oración! ¡Cuántos milagros ha obrado! De cuántos beneficios se ha asegurado el hombre por medio de ella. ¿Por qué, entonces, la oración de muchos queda sin respuesta?

Sin embargo, no hay por qué pensar que los millones de oraciones no contestadas lo sean a causa de un misterio de la voluntad de Dios. Dios no hace de nosotros un objeto de su capricho. Él no juega a hacer ver cuándo nos dará sus maravillosas promesas y cuándo no. La única respuesta es que muchas de esas oraciones están equivocadas: son las secuelas de la incredulidad, una imposición, un estorbo, una impertinencia para Dios y para el hombre: "Piden y no reciben, porque piden mal" (Sant. 4:3). Igualmente, la respuesta directa e inconfundible de la oración es una evidencia de la existencia de Dios. Demuestra que el Creador vive, que nos escucha, que se interesa por sus criaturas. No hay prueba tan clara y evidente de la existencia de Dios que la oración contestada. Ya lo dijo Elías: "Respóndeme, SEÑOR, respóndeme, que este pueblo conozca que Tú eres Dios" (1 Rey. 18:37). Esto está apoyado bíblicamente: tenemos el ejemplo de Pedro, quien podría haberse encerrado con el cadáver de Dorcas y haber orado durante días junto al mismo de rodillas, pero si no hubiera habido respuesta, no habría habido tampoco gloria alguna para Dios, sino duda y desmayo.

Las Escrituras hacen énfasis siempre en que hay respuesta a la oración. Todas las cosas que recibimos de Dios nos son dadas como respuesta a la oración. La misma presencia de Dios, su gracia y los dones de la misma, todo ello se obtiene por medio de la oración. Porque es el medio por el cual Dios se comunica con los hombres. Lo más real en ella y esencial es la respuesta que consigue. Más aún, no sólo es la Palabra de Dios una firme seguridad de que nuestras oraciones tendrán respuesta, sino que todos los atributos de Dios cooperan en la misma dirección. La veracidad de Dios está en juego en el compromiso de contestar nuestras oraciones. Su sabiduría, su fidelidad y su bondad van envueltas también. Su rectitud inflexible e infinita se une al gran objetivo de contestar las oraciones de aquellos que le llaman en la necesidad. Su justicia y su misericordia se funden en uno para asegurar la respuesta a la oración. Es significativo que la misma justicia de Dios se ponga en juego y permanezca firme por su fidelidad a la promesa que Él ha hecho de que perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda impureza: "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiamos de toda maldad" (1 Jn. 1:9). La relación regia de Dios al hombre, con toda su autoridad, se une a la relación paternal, con toda su ternura, para asegurarnos la respuesta a la oración.

Todas las cosas que recibimos de Dios nos son dadas como respuesta a la oración. La misma presencia de Dios, su gracia y los dones de la misma, todo ello se obtiene por medio de la oración. Porque es el medio por el cual Dios se comunica con los hombres. Lo más real en ella y esencial es la respuesta que consigue. La mayor evidencia de obtener respuestas seguras a la oración la tenemos en el hecho de que permanecemos en Cristo. Y, por supuesto, nuestro Señor Jesucristo se ha comprometido también a darnos respuesta a la oración: "Todo lo que pidiereis al Padre en mi Nombre, Yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo" ano 14:13). "Ven, oh alma, presenta a Jesús tu petición. Pues, Él te ama y se deleita con tu oración. Es Él quien te lo manda: ¡Ora, ora! Y nunca la respuesta puede negar".
Y es que la mayor evidencia de obtener respuestas seguras a la oración la tenemos en el hecho de que permanecemos en Cristo. En otras palabras, el mero acto de orar no muestra que nuestra relación con Dios sea genuina -ésta puede ser una rutina, un hábito o una ejecución muerta (la mera repetición de palabras automáticamente, el multiplicar las oraciones como si acumuláramos mérito, todo esto no tiene la más mínima virtud, es una ilusión, algo vacío e inútil); pero cuando se reciben respuestas claras, no una vez, sino cada día, se tiene la prueba de una conexión vital con Jesús. Leamos lo que dijo el Señor a este respecto: "Si permanecéis en Mí y mis Palabras permanecen en vosotros, cualquier cosa que pidáis os será hecha" Juan 15:7. Así pues, la respuesta a la oración es la prueba convincente del estado satisfactorio de nuestras relaciones con Dios Padre e Hijo.

La oración de Elías consiguió resucitar al hijo de la viuda de Sarepta: " ... ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la Palabra de Dios es verdad en tu boca" (1 R. 17:24), exclamó la mujer al ver el portento. He aquí una gran verdad, aquel que está más cerca del favor de Dios es el que recibe más respuesta del Todopoderoso a sus oraciones... Éstas ascienden al Cielo por una ley invariable, y aún más que por una ley, por la voluntad, la promesa y la presencia de un Dios personal. Luego, la respuesta desciende a la Tierra por medio de las promesas, la verdad, el poder y el amor del Creador. Lo cierto es que Dios contesta todas y cada una de las oraciones que son verdaderas y conformes al Espíritu (sin duda, la tercera Persona divina implicada en el acto de orar). Hay dulce comunión al estar con Dios por medio del Espíritu Santo, quien nos llena de dulzura y suavidad. Las gracias del Espíritu en el alma interior se nutren de la oración. Éste mantiene vivo y fomenta el crecimiento de la fe por medio del ejercicio espiritual de la oración.

Naturalmente no hablamos aquí de oración que sea egoísta en su objetivo, ya que no hay oración egoísta cuando se cumplen las condiciones de la oración genuina. En definitiva, la oración contestada nos pone en constante y consciente comunión con Dios, despierta y aumenta nuestra gratitud y estimula y eleva la inspiración a la alabanza. La oración contestada es la estampa de Dios en nuestra oración. Es un intercambio con el Cielo que establece y realiza una relación con lo Invisible. Damos nuestras oraciones a cambio de la bendición divina. Y Dios las acepta por medio de la sangre expiatoria y nos da su presencia y su gracia en retomo. De este modo, todo lo que en nosotros afecta a la santidad es influido por la oración contestada. Por las respuestas a la oración se maduran los principios de la santidad, y la fe, el amor y la esperanza se enriquecen. Dios no hace nada a medias. No da nada escasamente. Podemos tenerle Todo, aunque Él sólo tiene la mitad de nosotros... Eduward Bounds "¡Dulce oración, dulce oración! Al trono excelso de bondad llevarás mi petición hecha con labios de verdad. Será mi ruego oído allí, y la divina bendición en abundancia sobre mí descenderá, ¡dulce oración!"

Por lo cual Él(Jesús) también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que VIVE SIEMPRE PARA INTERCEDER POR ELLOS. Hebreos 7:25

Imagina un padre orando por su hijo muy amado, una madre por su hijo, un hermano por hermano, un amigo por amigo, el esposo por la esposa. ¡Qué lágrimas! ¡Qué seriedad! ¡Qué palabras conmovedoras! ¡Qué argumentos tan fuertes! ¡Qué fervor de deseo! ¡Qué decisión audaz de obtener la respuesta! Todos estos lazos, con toda su calidez, convergen en Jesús. En Él está el amor profundo del padre, la ternura de la madre, el celo del hermano, la simpatía devota del amigo, el amor ardiente del esposo. Él dice: "Estos son los que me diste, el fruto de la aflicción de mi alma, el fruto de mis heridas, mi hermana, mi esposa, mi amada, en torno a los cuales mi corazón se ha entrelazado para siempre, la esposa del regalo de mi Padre, y de Mi amorosa elección, Mi porción, Mis joyas, Mi corona, las ovejas de Mi prado, Mi riqueza, Mi deleite, los miembros de Mi cuerpo místico, la misma niña de Mis ojos." Tal oración es como las cuerdas del corazón tensas. ¿Eres uno con Cristo? Entonces todo el día, y todo el tiempo, ¡Él intercede así por ti.

Él vive para interceder por ti!Note, también, cómo Jesús ejecuta la intercesión. Mira los procedimientos de la corte celestial. Este es el acto de apertura. El Espíritu enseña: "Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el Cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios." Heb. 9:24

Él se presenta a sí mismo. El ojo del Padre se posa sobre Él. ¡Oh, qué amor, qué éxtasis, qué deleite! Es Su Hijo, Su Hijo unigénito, Su Hijo amado, Su Elegido, Su Hermosura. Su misma imagen, Su gloria, Su tesoro, a quien comparado con los cielos son un vacío, y los encantos de todos los mundos son nada. Es Jesús, el Siervo, que ha hecho toda Su voluntad, el que ha dado toda honra a Sus atributos, el que ha rescatado a todo Su pueblo, el que ha llenado el cielo con todo su canto. Jesús mismo aparece. ¡Oh alma mía, no temas, tu causa está en muy buenas manos!

Jesús se presenta como UN CORDERO inmolado, y con su sangre compró para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación". Apoc.5:9 Entonces, ¿qué muestra Él? Sus heridas, Sus golpes, Sus manos y pies perforados, Su costado abierto. ¡No hay argumento como el de la muerte de un Dios-hombre! La sangre de Abel llora. Mucho más la sangre de Jesús. Demuestra en voz alta que todo su pueblo es comprado por un precio digno, que todos sus pecados han sido lavados, que todos son más blancos que la nieve, que el pacto se ha cumplido por completo, y que cada gracia es lo que les corresponde. Así Cristo aparece como "El que estuvo muerto y vive, pero ahora vive para siempre." Apoc.1:18 ¡Oh alma mía, no temas, tu causa está en buenas manos!

Jesús se presenta como SUMO SACERDOTE, como alguien que trae el oficio y el deber. Es nombrado y ordenado para esta obra especial, porque debe ser fiel a la confianza recibida, porque es Su privilegio pasar el velo. Ha llegado el gran día de la expiación, el Sumo Sacerdote no puede estar ausente. Se presenta y ora como quien tiene autoridad. ¡Oh maravilloso pensamiento! ¿Cuál puede ser el idioma? "Padre, lo haré." ¡Sí! "Lo haré", es la petición del SEÑOR a un Dios que concede. El Sacerdote real con poder de rey intercede. ¡Oh alma mía, no temas, tu causa está en buenas manos!

Se presenta también, como ABOGADO. Como tal, Su Intercesión tiene fuerza judicial. Enuncia las leyes del reino, los estatutos del imperio, los decretos del soberano, los derechos del súbdito, la justicia del caso, las exigencias de equidad y verdad. Despliega el volumen del pacto de gracia. Reclama sentencia conforme a pacto bien aconsejado. La justicia falla, los edictos del cielo deben ser reescritos, si tales súplicas son desechadas. ¡Oh alma mía, no temas, tu causa está en buenas manos!

Creyente este es el significado de tan poderosa intercesión. Su voz intercesora suena en la página del Evangelio. Jesús clamó claramente desde la cruz: "Padre, perdónalos". Él reina como Rey, quitando el pecado. Tan rápido como la mancha del pecado contamina, Él extiende Sus manos heridas. El perdón no tarda. Los pecados no se recuerdan más. Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Heb.10:17 ¡Escucha! Suplica de nuevo para que Su rebaño sea guardado. " Padre santo, a los que me has dado, guárdalos...." Juan 17:11   La oración es escuchada. Las alas de Dios se convierten en su escudo. La omnipotencia los defiende. Los ángeles acampan alrededor de ellos. Todas las cosas cooperan para su bien. Cada enemigo es aniquilado. La simiente escogida llega a salvo al cielo. Su palabra también ha sido emitida: 'Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de verdad'. El Espíritu eterno se apresura a cumplir. Vuela con la palabra vencedora hacia el corazón dispuesto. Muestra la cruz en su atractiva gloria. Él brilla sobre la página sagrada. Sin la oración de Cristo el Espíritu nunca viene. Sin el Espíritu, no hay fe, no hay verdad. ¡Oh alma mía, no temas, tu causa está en buenas manos! ¡Él vive para interceder por ti!

Jesús obtiene la aceptación de nuestras oraciones. ¡Qué débil balbuceo es nuestro culto más santo! Pero aún así las respuestas llegan, superando nuestras mayores esperanzas. ¿Cómo puede ser? El incienso de los méritos de Cristo llena el incensario. Así se concede más de lo que busca el suplicante. Aunque somos débiles, pero lo conseguimos, y Él es glorificado en nosotros. Su intercesión obtiene ayuda y ayuda recibimos. Creyente, ora mucho. Piensa que las oraciones de Jesús se mezclan con las tuyas. Él clama de nuevo: "Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo." Esta es la cumbre de Su amor, es la cumbre del gozo de Su pueblo. Él no tiene cielo sin ellos. No tienen cielo sino con Él. Su trono es para ellos. Su trono está a Su lado.

Creyente, fíjate, siempre debes estar con el SEÑOR. Esta Intercesión es la cadena de oro que te atrae y te une a Él. Su presencia es tu herencia sin fin.La Intercesión del SEÑOR debe prevalecer, Pablo describe los peldaños ascendentes por los que el Espíritu conduce a la plena de seguridad de Su intercesión en Romanos 8:34: La muerte de Cristo es la plena redención. "¿Quién es el que condena? Cristo es el que murió." Su resurrección se eleva más alto. Manifiesta en luz más clara la aceptación de la obra acabada. "Él está a la diestra de Dios." Pero la Intercesión alcanza alturas más elevadas. Consume, perfecciona, aplica, asegura la salvación completa. "Él también intercede por nosotros." ¡Bendita muerte que reconcilia! ¡Bendita Sangre que redime! ¡Bendita Intercesión! ¡Oh alma mía, no temas, tu causa está en buenas manos! ¡Él vive para interceder por ti! ¡Cristo es suficiente, Cristo es Todo! -Henry Law

ORACIÓN: Dios Todopoderoso, Padre nuestro, otro día se ha abierto para nosotros, y queremos comenzarlo contigo. Si dedicamos los primeros minutos del día a ti, estaremos listos para emprender nuestras labores y deberes. Y no temeremos mal alguno porque tú estarás con nosotros cada segundo. Nos das nuevas fuerzas y nos guías por caminos rectos, haciendo honor a Tu nombre. Tu vara y tu cayado de pastor nos infunde confianza. Que tu bendita palabra sea lámpara a nuestros pies, y lumbrera a nuestro camino. Que tus enseñanzas queden grabadas en nuestros corazones como un sello, y que tu maravillosa gracia nos ayude a seguirlas. Ordena nuestros pasos conforme a Tu palabra. Que ninguna maldad se enseñoree de nosotros. No quites de nosotros tu Espíritu Santo y danos el gozo de tu salvación.

Nuestra confianza está solamente en Jesucristo. Somos indignos en nosotros mismos, porque hemos pecado y las Escrituras dicen: "¡No hay ni uno solo que sea justo!" Solo tu eres el Justo, el hijo del Dios viviente, que moriste por nosotros, por eso, en Tu glorioso y poderoso Nombre venimos, pidiendo Tu favor y bendición para nuestras vidas, familia y amigos. Te damos gracias por tu amor, del cual ni la muerte ni la vida nos pueden separar. Que Tu amor, gracia y paz estén siempre con nosotros y que podamos transmitirlos a otros, Que nuestras acciones sean agradables a tus ojos, pedimos gracia tu gracia para lograrlo, que nuestro ejemplo y acciones impresionen a otros y les haga pensar en ti y en las realidades celestiales. ¡Guíanos, bendícenos, guárdanos de todo mal! Te lo pedimos en el precioso Nombre de Jesús. Amén.

"MI CASA SERÁ LLAMADA CASA DE ORACIÓN PARA TODAS LAS NACIONES....." Marcos 11:17
"MI CASA"
.

Cuando la Biblia habla de casa, templo, tienda, morada, tabernáculo, se refiere al lugar donde el SEÑOR habita. Antes de la venida de Cristo, estos lugares se usaban para adorar a Dios y buscar su voluntad. En el discurso de Salomón a Dios en la dedicación del templo, dijo: "Yo he edificado Casa por morada para ti, sitio en que tú habites para siempre." 1 Reyes 8:13 Estas palabras las pronunció por inspiración divina como profetizando el advenimiento de Cristo y que Él sería el huésped y habitante permanente del corazón de cada creyente no solo aquí sino en el cielo. Lo que estaba prefigurado en el antiguo Templo, está realizado, por el poder del Espíritu Santo, en la Iglesia (cada creyente) es la "casa de Dios", el lugar de su presencia, donde podemos hallar y encontrar al SEÑOR; la Iglesia es el Templo en el que habita el Espíritu Santo que la anima, la guía y la sostiene. "Habitaré en ellos, y andaré dentro de ellos y seré su Dios y ellos serán mi pueblo" 2 Cor.6:16. Es el alma y el cuerpo del hombre, que son realmente el templo de Dios, más que todos los templos edificados 1 Cor. 6:19.

Dios, en verdad, habita en el templo, en el alma del justo, por lo que Salomón reconoció que ningún templo edificado por mano de hombres puede abarcar la grandeza, poder, gloria y majestad de Dios, diciendo: "Si ni la gran expansión de los cielos es capaz de contenerte, ¡mucho menos este templo que he edificado en tu honor! Con todo, tú atenderás a la oración de tu siervo, y a su plegaria, oh SEÑOR, Dios mío, oyendo el clamor y la oración que tu siervo hace hoy delante de ti; 1Reyes 8:27-28. Y Pablo predicando a los atenienses dijo algo similar: "El Dios que hizo el mundo y Todas las cosas que hay en él, es SEÑOR del cielo y de la tierra. No vive en templos hechos por los hombres" Hechos 17:24. Aquel que es infinito no puede estar confinado al espacio; ni necesita lo que las manos humanas pueden proporcionar. Los templos no son para Dios, sino para el hombre. Es el hombre el que recibe ayuda de ellos. Lo mismo puede observarse de todos los actos de adoración exteriores; Son útiles en la medida en que proceden de la devoción interior o la incitan y ayudan poderosamente a hacerlo. No importa si asistes a las reuniones y te congregas todos los días, pero si tu corazón no es la morada del SEÑOR, y lo haces por costumbre, un ritual externo, por cumplir, socializar con otros, ante el SEÑOR estas motivaciones son vanas, Él dice de todo esto: "Aborrezco sus reuniones; ¡se me han vuelto tan molestas que ya no las aguanto!" Isaías 1:14. Asegúrate que El SEÑOR puede decir de tu corazón: "Mi casa"."SERÁ LLAMADA CASA DE ORACIÓN".

"La Oración es, en definitiva, la marca distintiva de la Casa de Dios. Nuestro SEÑOR Jesús puso un énfasis peculiar sobre lo que es la Iglesia cuando echó a los mercaderes del Templo, repitiendo las palabras de Isaías: "¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas ustedes la han hecho cueva de ladrones" Isaías 56:7 y Marc.11:17. Así que, aquellos que tienen su corazón en las cosas materiales, aman el dinero y buscan solo las riquezas, descuidan hoy también la oración y buscan minimizarla, dándole un lugar secundario, pervierten la casa de Dios, el corazón. Porque la oración pertenece a la casa de Dios, donde tiene sus derechos divinos. Es más, la vida, el poder y la gloria de la Iglesia, de cada creyente, es la ORACIÓN. Ésta hace que el mismo edificio se convierta en un santuario, algo separado en espíritu y propósito, diferente en todo a cualquier otro edificio. Así sucedía con el Tabernáculo, el cual aun siendo movido de sitio en sitio, era santo porque allí moraba la presencia de Dios. Sin oración, una iglesia viene a ser entonces como un cuerpo sin espíritu, algo muerto e inanimado. Podrá tener un hermoso y costoso edificio, con todos los adelantos y comodidades, pero si en su seno carece de oración, será fría y yerta." - Edward Bounds

Mi casa será llamada casa de oración....Mas ustedes la han hecho cueva de ladrones". El creyente debe tener en cuenta al SEÑOR en todo lo que hace. Y echar fuera de su corazón la soberbia, la propia voluntad, la codicia, egoísmo y propios intereses, y todo aquello que le estorba buscar al SEÑOR, esto es, echar fuera la guarida de ladrones del corazón. Entonces será Casa de Dios, Casa de Oración. Y así encontrará la paz, el gozo del corazón, y ya nada lo atormentará, nada de lo que ahora le inquieta, deprime y hace sufrir."PARA TODAS LAS NACIONES" No puedes reunir a toda la Iglesia en ningún lugar de esta tierra físicamente. La Iglesia está esparcida por todo el mundo, en lo que se refiere al aspecto terrenal. Y sin embargo, la Iglesia es una cosa celestial reunida en Cristo, su Cabeza, por un mismo Espíritu, y cuando entramos en el Espíritu, en el reino celestial, estamos en presencia de todo el Cuerpo, no desde el punto de vista terrenal, pero espiritualmente es verdad. "Dios hará de ustedes, como de piedras vivas, un templo espiritual, un sacerdocio santo, que por medio de Jesucristo ofrezca sacrificios espirituales, agradables a Dios. 1 Pedro 2:5 Así que si dos o tres se reúnen en Su Nombre. Mateo 18:20, en cualquier lugar y oran con el poder de Su Espíritu Santo, eso es posible y sucede, se convierten en Casa de Oración, funcionando para todos los pueblos, en ministerio universal. Porque somos servidores de un mismo SEÑOR, el amor, la esperanza, el temor, el gozo, la pena, el sufrimiento, todos esto nos une, puesto que tenemos una sola alma venida del mismo SEÑOR, del mismo Padre por su Espíritu Santo.

"Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos" Ciertamente no significa que todos los creyentes puedan estar literalmente reunidos en un lugar para orar, y ciertamente no significa literalmente que todos los creyentes puedan orar juntos al mismo tiempo. La situación es diferente en todos los países. El día y la noche es diferente en las naciones. Es necesario ver esto de manera espiritual. Aunque dispersos, ya sea que estén en el Polo Norte, Polo Sur, el desierto, en cualquier ciudad, provincia o pueblo del mundo, pueden estar reunidos en Su Nombre, allí estará el SEÑOR en medio de ellos. Si estamos unidos en un mismo Espíritu, entonces nos convertimos en "casa de oración para todos los pueblos". Y puede haber miles reunidos en un mismo lugar y solo unos pocos de esa multitud, son en verdad "casa de Oración", porque la unidad y el mismo sentir la da el Espíritu Santo del SEÑOR. De modo que, podemos estar orando por los mismos motivos sin conocernos. ¡Que maravilloso es ser casa del SEÑOR, Casa de Oración para todas las Naciones!


OREN SIN CESAR. 1 Tesalonicenses 5:17


La Oración es un don de la gracia Divina, y debe ser parte natural del cristiano que está unido a CRISTO. Antes de entender lo que es orar sin cesar, tuve esta inquietud: ¿Cómo es posible orar siempre? Dijo el SEÑOR: " Es necesario orar siempre y no desmayar" Lucas 18:1 El SEÑOR nunca nos dará una orden que no podamos cumplir, Él nos equipa y capacita para hacerlo.


Al profundizar por la gracia del SEÑOR, en lo que significa estar unidos a la Vid Verdadera, CRISTO, dependiendo totalmente de Él; siendo ese pámpano(rama) alimentado por ÉL, logramos orar sin cesar: ¡Porque la naturaleza de Cristo que habita en nosotros, ora por nosotros y a través de nosotros, en cualquier lugar, circunstancia, y a cualquier hora!Y es la llenura del Espíritu Santo la que hace posible esta labor y marca una gran diferencia, pues sin ella sería imposible, Sin ella estaremos en nuestras propias fuerzas y nos parecerá que la oración es una carga difícil de llevar, aburrida y rutinaria. Debido a su importancia y los beneficios que aporta en el fortalecimiento de nuestra vida espiritual, nuestro Maestro Divino, nos enseñó a pedirlo: "Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡Cuánto más el Padre celestial DARÁ EL ESPÍRITU SANTO a quienes se lo pidan!" Lucas 11:13 El creyente unido a Cristo y a Su Santo Espíritu, puede renunciar al pecado y a todo placer terrenal, para subir sin ninguna dificultad a las alturas de la Oración, teniendo una comunicación ilimitada y fluida guiada por el mismo Espíritu, la cual fue profetizada por Isaías: "Ellos orarán continuamente, de día y de noche. No descansen, ustedes que dirigen sus oraciones al SEÑOR. No le den descanso al SEÑOR hasta que termine su obra, Isaías 62:6-7


Cuando el SEÑOR invitó a los discípulos a orar en Getsemaní, el Monte de los Olivos, no pudieron orar ni siquiera una hora, prefirieron dormir. ¡Pero, qué gran diferencia después que recibieron el Espíritu Santo! Su actitud, anhelo y perspectiva de la oración cambió totalmente, y lo podemos notar más adelante, cuando dijeron: " Nosotros nos dedicaremos de lleno a la Oración y al ministerio de la Palabra." Hechos 6:4 ¡Que cambio de lenguaje y de actitud frente a la Oración! ¡Los que antes querían dormir ahora desean dedicarse completamente a orar! Por la llenura del Espíritu Santo, descubrieron el poder y el deleite en la Oración, todos los impedimentos y excusas que tenían para no orar desaparecieron: La falta de tiempo por las ocupaciones y afanes de este mundo, la pereza, el agotamiento. Experimentaron que orar sin cesar es posible, con la ayuda del Espíritu del SEÑOR: " Nosotros nos dedicaremos de lleno a la Oración."


Deléitate asimismo en el SEÑOR, y ÉL te concederá las peticiones de tu corazón." Salmo 37:4 Con la llenura del Espíritu, el creyente halla el gusto y sabor espiritual al manjar de la Oración. ¡Que alimento espiritual tan delicioso es la Oración! Con ella el alma experimenta por sobre todo deleite terrenal, la plena satisfacción de estar en comunión con Dios, en Su presencia. Son tales las delicias y la plenitud de las riquezas espirituales, que David dijo: "FUERA DE TI, NADA DESEO EN LA TIERRA." Salmo 73:25 ¡Y cómo no deleitarse en la Oración, si el mismo SEÑOR está presente! ¡Bendita oración, llena de amor, de paz, de gozo, y de toda bendición celestial!


Dijo Pablo: "Orando en Todo tiempo con toda Oración y súplica en el Espíritu." Efe. 6:18 La Oración en el Espíritu facilita el servicio al SEÑOR, porque los dones espirituales fluyen para el bien personal y el de otros. Notemos, que los discípulos tuvieron bien clara su prioridad: " Nosotros nos dedicaremos a la Oración", y como resultado el ministerio de la Palabra corre como ríos de agua viva. Dieron prioridad a la oración en el Espíritu, porque con ella viene el auténtico alcance espiritual de los corazones con efectos de vida eterna, con ella viene el fruto y verdadero crecimiento: "Crecía la Palabra del SEÑOR, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén...." Hechos 6:7


" El oficio de la predicación es agradable al Padre de las misericordias, sobre todo si nos entregamos a él únicamente por espíritu de amor, y usamos el ejemplo, más bien que las palabras; las oraciones fervientes, más bien que las frases elocuentes y multiplicadas. Un predicador sencillo y de poco talento, pero de mucha oración y consagración, es preferible y alcanza infinitamente más fruto. El predicador dado a la vanagloria y a la codicia, es estéril; que no se vanaglorie de producir fruto; si lo produce, es perdido y estéril tanto para sí mismo como para los demás, porque Dios no le bendice y tampoco bendice su ministerio." Cornelio


La Oración en el Espíritu, aparta al creyente de tentaciones y lo prepara para los tiempos difíciles y peligrosos que estamos viviendo; de catástrofes producidas por los cambios climáticos extremos, rumores de guerras, hambres, de la pandemia global sin precedentes y de otras plagas. Por eso, el SEÑOR nos advierte : "Velen, pues, en Todo tiempo ORANDO que sean tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar firmes ante el Hijo del Hombre." Lucas 21:36 Pidamos la llenura del Espíritu Santo, así No descuidaremos la Oración y seremos hallados dignos de salir ilesos de todas estas cosas. Además, estaremos listos cuando Él decida llevarnos a gozar de Su presencia eternamente: Bienaventurado(dichoso) aquel siervo a quien, cuando su Señor venga, le halle haciendo así(Orando, en guardia, velando en el Espíritu).Lucas 12:43


" Así como el agricultor procura que la tierra esté siempre húmeda, evitando que se seque y se sea estéril, el creyente debe procurar que la tierra de su corazón esté fuera de la aridez que produce la corrupción del pecado, y regarlo siempre con el rocío de la Oración que apaga su furor, y lo prepara para ser fecundado y dar mucho fruto. Y para lograrlo, es necesario orar siempre y NO desmayar. Lucas 18:1, porque quien quiere andar en la unción del Espíritu Santo, conviene que esté siempre en Oración con el favor y socorro del cielo, diciendo con David: ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del SEÑOR que hizo los cielos y la tierra. Salmo 121:1-2 " Luis de Granada

ORACIÓN: "Orando en todo tiempo" porque los tiempos son difíciles y peligrosos. Se acerca la hora grande y profetizada del SEÑOR, su regreso está cerca, vendrá a juzgar a su pueblo y a las Naciones con justicia. Orando siempre a todas horas, en cada segundo. Gracias SEÑOR por tu Santo Espíritu que nos guía y nos da tanto el querer como el hacer de orar, ungidos con manto de oración cada día, quita de tu pueblo todo agotamiento y adormecimiento, para clamar en tu presencia ¡todos todos los días! Y nos halles haciendo así: Velando y orando hasta tu venida. ¡Gloría a ti por siempre! Nuestro Redentor y Salvador

**********************************


"Por mi parte, pondré la mirada en el SEÑOR, y esperaré en el Dios de mi salvación ¡Mi Dios me escuchará! " Miqueas 7:7

La oración simplemente es un correo que enviamos de la tierra al cielo para pedir socorro a Dios en nuestra necesidad, tentación y prueba. ¡Cuántas veces ocurre que desfalleciendo t nuestras fuerzas y estando apunto de entregar las llaves del consentimiento al pecado, este correo nos trae nuevas fuerzas y socorro del cielo! ¡Cuántas veces ocurre que estando ya el corazón decaído con la carga de la tribulación, sentimos que nuestro espíritu desfallece, entonces, clamamos a Dios y somos renovados por este medio de gracia! Esto es lo que hace la oración cada día.

Y Moisés, Josué, Gedeón, Jefté, Ezequías, Josafat, Asá, y finalmente todos los grandes amigos de Dios, lucharon y triunfaron con las armas de la oración! Y la Palabra de Dios y la oración, son las armas del cristiano contra todos los enemigos visibles y invisibles , a estas se refirió el Apóstol Pablo cuando dijo: "Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas." 2 Cor. 10:4 David no se conformó con pedir fortaleza para la batalla, sino también que también pidió que el SEÑOR tomara las armas y estuviera presente en ella, diciendo: "Echa mano del escudo y del pavés, y ven pronto en mi ayuda." Salmo 35:2 Y también dijo: "Las redes de la muerte surgieron ante mí. En mi angustia invoqué al SEÑOR, Y clamé a mi Dios; Desde Su templo oyó mi voz, Y mi clamor delante de Él llegó a Sus oídos." Salmo 18:5-6 Mira qué buen mensajero fue David, que con tal prontitud caminó de la tierra al cielo, y desde allá trajo tan repentino y acelerado socorro.
Sigamos el ejemplo de David que no se conformó con pedir fortaleza para la batalla, sino también que también pidió que el SEÑOR tomara las armas y estuviera presente en ella, diciendo: "Echa mano del escudo y del pavés, y ven pronto en mi ayuda." Salmo 35:2 Y también dijo: "Las redes de la muerte surgieron ante mí. En mi angustia invoqué al SEÑOR, Y clamé a mi Dios; Desde Su templo oyó mi voz, Y mi clamor delante de Él llegó a Sus oídos." Salmo 18:5-6 Mira qué buen mensajero fue David, que con tal prontitud caminó de la tierra al cielo, y desde allá trajo tan repentino y acelerado socorro. Con cuánta razón nos enseña el Salvador diciendo: "Es necesario orar siempre y nunca desfallecer." Lucas 18:1.

"¡Oh humilde oración! tú tienes poder ante el reino de los cielos; tú no temes entrar ante la presencia del Juez Divino, y allí pones silencio a todos tus acusadores: no hay para ti puerta ni cerradura, y aunque entres sola, nunca vuelves vacía. Vences las fuerzas del mal, liberas las manos del Omnipotente, e inclinas a todo lo que quieres al Hijo de Dios. Así lo dice la Escritura, y podemos comprobar claramente la eficacia y poder de la oración. Dijo Josué al SEÑOR en presencia de todo el pueblo: «Sol, detente en Gabaón, luna, párate sobre Ayalón," Josué 10:12, y el SEÑOR escuchando su voz respondió, entonces, "el sol y la luna se detuvieron, hasta que Israel se vengó de sus adversarios." Josué 10:13-14

Los santos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento se dieron a la oración: Moisés estuvo cuarenta días y cuarenta noches derribado ante la presencia del SEÑOR, haciendo oración por los pecados de su pueblo. El rey David, entre tantas ocupaciones que exige el oficio de reinar, hallaba siete veces al día tiempo para alabar á Dios y hacer oración Salmo 119:164. Daniel se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como acostumbraba hacerlo. Daniel 6:10 Y el Santo de los santos, Jesucristo, sin tener para sí necesidad oraba para dejarnos ejemplo. Con ella comenzó la predicación del Evangelio, orando y ayunando cuarenta días en el desierto, y con ella se ofreció a la pasión, haciendo tres veces oración en el huerto y convidando a sus discípulos al mismo ejercicio para fortalecerse en aquella hora de peligro. Los cristianos de la Iglesia primitiva hicieron oración y por medio de ella se dispusieron para recibir al Espíritu Santo, y después de haberlo recibido perseveraban en oración. Hechos 2:42 "Sepan, pues, que el SEÑOR ha apartado al piadoso para sí; El SEÑOR oirá cuando yo a él clamare." Salmo 4:3

Dijo Jesús a Marta: "Afanada y turbada estás con muchas cosas." Pero SOLO UNA COSA ES NECESARIA." Lucas 10:41 Esta sola cosa necesaria, es la que escogió María, estar a Sus pies escuchando su voz. Siendo la oración aquella "sola cosa necesaria" de la que habló nuestro Maestro Divino; el verdadero cristiano debe cuidar y ordenar de tal manera las actividades de su vida diaria, que siempre pueda tener tiempo para estar con el SEÑOR. Porqué un cristiano sin oración, es como un soldado sin armas, un escritor sin pluma, o un cirujano sin instrumentación. También David deseó y pidió UNA SOLA COSA: "Estar en el templo del SEÑOR todos los días de mi vida, para adorarlo en su templo ( que es mi corazón) y contemplar su hermosura." Salmo 27:4- "Porque no hay cosa que más dulcemente se sienta en esta vida, ni que más alegremente se reciba, ni que así aparte el corazón del amor de las cosas del mundo, ni que así esfuerce el ánimo contra las tentaciones, ni que así despierte al hombre á toda buena obra y trabajo, como la gracia de la contemplación, que es la misma oración interior." -Bernardo

"La oración es unión del alma con Dios, madre de la gracia, perdón de los pecados, puente para pasar las tribulaciones, muro para resistir á las tentaciones, cuchillo para vencer en las batallas, principio de la alegría del cielo, obra que nunca se acaba, fuente de la piedad, ministra de las gracias, mantenimiento del alma, luz del entendimiento, destierro de la desconfianza, estribo de la esperanza, arma contra la tristeza, riqueza y tesoro de la vida escondida en Cristo. Levantémonos en oración y estando estando en presencia del SEÑOR lo oiremos decir: "Vengan a mí Todos los que están trabajados y cargados, que hallarán descanso para sus almas y medicina para sus heridas." -Clímaco
Si la oración es tan importante y trae tantos beneficios al alma y a nuestras vidas, pidamos al SEÑOR que nos conceda esta gracia, tener un espíritu de Oración, porque por medio de ella se alcanza pureza de conciencia, que eleva al hombre sobre sí mismo y lo hace partícipe de la naturaleza divina. El que tiene comunicación constante con Dios se llena de sabiduría. Porque si los que suelen hablar y tratar con sabios, en poco tiempo se hacen sabios, ¡qué diremos de los que siempre hablan con Dios! ¡Oh cuánta sabiduría, cuánta piedad y devoción, bondad, dominio propio trae consigo la Oración! Por eso: " Por mi parte, pondré la mirada en el SEÑOR, y esperaré en el Dios de mi salvación ¡Mi Dios me escuchará! " Miqueas 7:7 - Luis de Granada

ORACIÓN: Oh Dios, que por tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, prometiste enviarnos al Espíritu Santo para inflamar nuestros corazones y, por medio de su gracia, volvernos hijos tuyos en Cristo Jesús, te rogamos derrames sobre nosotros la unción para que nuestra alma anhele ardientemente en tu presencia y desee con ansias estar en los atrios del SEÑOR. Salmo 84:2 ¡Ven Espíritu de Dios, pues con tu aliento que fácil es orar! Abriré mis labios y tu los llenarás de oración. Salmo 81:10 "Abre mis labios, oh SEÑOR, para que mi boca anuncie tu alabanza." Salmo 51:15

¡Úngeme con el fuego del amor divino, abraza mi mente y mi corazón con tu Presencia ardiente! ¡Penetra en todo mi ser y enciéndeme! ¡Disipa la oscuridad de mi alma! Divino Espíritu ayúdame hacer siempre tu voluntad y perseverar en la fe. Palabra Viva, lléname del fuego de tu palabra. Dame tu conocimiento hasta que comprenda que es mejor es pasar un día en tus atrios que mil fuera de ellos; prefiero cuidar la entrada de la casa de mi Dios que vivir en lugares de maldad. Salmo 84:10 Fuego divino, unge mis labios y purifícalos, para que mi oración sea ante ti como una ofrenda de incienso, Salmo 141:2. Crea un espíritu recto dentro de mi, que mi corazón diga de Ti: "Tu rostro buscaré, oh SEÑOR." Salmo 27:8 Haz que arda mi corazón por ti. y que sea tu santo templo donde tu puedas morar. Limpia mi alma con el agua viviente de tu gracia. Destruye la aridez de mi alma; transfórmame en una fuente de agua viva que fluya para la vida eterna! D.A.


"No se turbe su corazón. Creen en Dios; crean también en mí." Juan 14:1

Jesús siempre ama consolar. Le encanta poner pequeñas velas en las oscuras cámaras del dolor. Le encanta secar las lágrimas y cambiar el dolor en alegría. Entonces Él es capaz de dar consuelo, porque Él tiene el consuelo en Sí mismo. No podemos dar, lo que no tenemos para dar. A menudo nos decimos unos a otros en las pruebas: "¡No te preocupes!" cuando no tenemos consuelo para dar, nada para curar la preocupación o iluminar la oscuridad. De pie en el barco, en medio de un mar embravecido, Jesús dijo: "¡Paz! ¡Estad quietos!" y los vientos y las olas instantáneamente se calmaron. Él tenía la paz en sí mismo y podía dar paz al mar. Lo mismo ocurre con su consuelo: sus palabras no son como tantas de las nuestras; las de Él tienen poder para aquietar el corazón atribulado.Fue un tiempo de la más profunda pena y de la más dolorosa tristeza para los discípulos, cuando Jesús dijo esto. No solo iban a perder a su mejor Amigo, sino que iban a perderlo de la manera más triste: por la vergonzosa muerte de la crucifixión. No era ese todo su dolor. Habían esperado que Él fuera el Mesías; ahora esa esperanza se había ido. Estaban en total desolación, en una medianoche sin estrellas. Seguramente no podría haber consuelo para un dolor como el de ellos, pensaron esa noche, mientras estaban sentados en la oscuridad con el corazón roto.Estaban preocupados porque Él les había hablado de dejarlos. Él dice: "Salí del Padre al mundo, y otra vez dejo el mundo y voy al Padre", Se pueden imaginar lo afligidos que estaríamos si alguien en quien pensamos mucho, de quien dependiéramos mucho para recibir orientación, ayuda, bendición, se despidiera de nosotros y nos dejara. Estaban preocupados. Pero Jesús tenía que mostrarles que les esperaba algo mucho mejor. Eso es lo que le agradezco a Dios. No es un texto de Año Nuevo; es un texto para todos los días, todos los días, ¡alabado sea Dios!Sin embargo, justo en medio de este dolor desesperado, llegaron las palabras: "No se turbe su corazón". No digamos nunca, por lo tanto, que existe un dolor, incluso el más amargo, para el cual no hay consuelo posible. No importa cuán oscura sea la noche, Cristo puede poner estrellas en nuestro cielo y traer una mañana gloriosa después de la oscuridad. Hay consuelo para los discípulos de Cristo en el dolor más desesperado. ¡Solo tenemos que mirar hacia adelante unos días, para ver el dolor de estos hombres convertido en gozo bendito! Así es siempre. No importa cuán afligidos estamos, nunca hay ninguna razón por la que debamos perder la paz. "No se turbe su corazón". Juan 14:1"Creen en Dios, crean también en Mí." Lo que me resulta extraño es que seamos tan lentos en aceptar este inefable regalo de Dios. Cuando Jesucristo dice: "Creen en Dios, crean también en mí", Dice que Dios estaba en Él, y que obró en Él la vida y la victoria a través de Él, "El Padre y yo somos uno....para que ustedes sean uno en nosotros" Juan 10:30 y 17:21. Cristo es una fuente fluyendo en cada uno de nosotros, fuente maravillosa que está esperando para brotar y enviar ríos de agua viva.

Oh, pero creer y conocer a Jesús es vida eterna. "Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti" Juan 17:3 Este Secreto, esta Fuente que mora en ti, aprovéchala, dale una oportunidad. Jesucristo es este grifo del cielo, esta Fuente, este glorioso manantial que brota del trono de Dios. "En Él están escondidos Todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento". Col.2:3 Y nunca sabrás nada hasta que creas en Él y lo conozcas. Y cuando así lo hagas ya no vivirás tú sino Él en ti, y recibirás "de su plenitud gracia sobre gracia" Juan 1:16 Bebe de esta fuente. Deja las cisternas agrietadas que no retienen el agua. Jer.2:13 "Todos los que tengan sed, vengan a beber agua. " Isaías 55.1 Día a día, Jesús me permite a recibir "de Su plenitud gracia sobre gracia". Juan 1:16 Y Todo lo que necesito "para la vida y la piedad se me ofrece gratuitamente en esta sola palabra: "Crean también en mí".- Hans R. Waldvogel

ORACIÓN: SEÑOR, Tú eres la vida por la que yo vivo, la esperanza a la que me adhiero, la gloria que deseo alcanzar. Sé el dueño absoluto de mi corazón, gobierna mi mente, dirige mi entendimiento, eleva mi amor; que mi alma quede como suspendida en ti, haz que sacie su sed de ti en las fuentes vivas de la celestial morada. Haz que calle en mí la voz de la carne y en síntesis, todo lo que es pasajero, temporal y efímero. Que mi alma guarde silencio, y se trascienda a sí misma, no pensando en sí, sino en ti, Dios mío, porque tú eres realmente toda mi esperanza y toda mi confianza. Porque tú, oh Dios mío y Señor mío Jesucristo, dulce, benigno y misericordioso, tienes en ti mismo una porción de nuestra carne y de nuestra sangre, y donde hay una parte de ti, allí espero reinar algún día....Aunque pecador, tengo confianza en que algún día me será concedido participar de esa gracia, porque destruiste el decreto de condenación merecida por nuestros pecados clavándolo en la cruz. Col.2:14, crucificando así también el pecado y la muerte. Ya puedo respirar libremente y sin temor en Ti que estás sentado a la Diestra del Padre e intercedes por nosotros. Rom.8:34. A ti la alabanza, a ti la gloria, a ti el honor y la acción de gracias. - Agustín de Hipona


Ustedes pensaron hacerme mal, pero DIOS TRANSFORMÓ ESE MAL EN BIEN...para darle vida a mucha gente. Génesis 50:20

Cuando la aflicción nos visita bajo el poder de la gracia Divina, obra en nuestras vidas un provecho magnífico. La aflicción revela profundidades desconocidas que existen en el alma y aptitudes ignoradas de experiencia y beneficio. Las personas alegres y frívolas siempre son superficiales y nunca sospechan la diminuta mezquindad de su naturaleza. La aflicción es el arado con que Dios remueve y labra las profundidades del alma para que produzca una cosecha más abundante.Si jamás hubiésemos pecado, o si estuviésemos en un estado glorificado, entonces la fuerza poderosa del gozo Divino sería el poder moral que abriría todas las aptitudes de nuestra alma; pero en un mundo pecador, la aflicción juntamente con la desesperación, es el poder escogido para revelarnos a nosotros mismos. He aquí que la aflicción nos hace pensar mucho, y con mucha profundidad y seriedad.

La aflicción nos hace que marchemos más despacio y cuidadosamente, y examina nuestras tendencias e inclinaciones. Es la aflicción la que abre en nuestro interior las aptitudes para la vida celestial y la que nos dispone a lanzar nuestras capacidades en un mar de servicio sin límites para Dios y para los que nos rodean. Podemos imaginar a una cierta clase de personas, que viven en una gran extensión de terreno al pie de una montaña y que nunca se atrevieron a explorar los valles y cañadas de la otra parte de la montaña; y un día una tormenta atronadora les aparece y convierte los valles ocultos en trompetas resonantes, y les revela los escondrijos interiores del valle. Entonces dichos habitantes se sorprenderán de los laberintos y los valles sin explorar que hay en una región tan cercana a la suya y que les es poco conocida.Así sucede también con muchas almas descuidadas que viven en el borde exterior, por así decir, de su naturaleza, hasta que una grandísima tormenta de aflicción les revela profundidades ocultas interiores, que hasta entonces no sabían que existían. Dios nunca utiliza a una persona en gran escala, hasta que no ha destrozado primero su ego por completo. José fue más afligido que todos los otros hijos de Jacob y ello le condujo a un ministerio de pan para todas las naciones. Por esta razón dijo el Espíritu Santo acerca de él: "Ramo fructífero José....cuyas ramas se extienden sobre un muro." Génesis 49:22. El ensanchar el alma cuesta bastante aflicción.

ORACIÓN: Y los que son de Cristo Jesús, ya han crucificado la naturaleza del hombre pecador junto con sus pasiones y malos deseos.5:24 " Oh dulce Cristo y buen Jesús; haz que animado de tu santo amor, y del deseo de poseerte, pueda liberarme de la carga de todos los pensamientos carnales y de todos los deseos de las cosas terrenales; haz que mi carne esté sometida a mi alma, mi alma a mi razón, mi razón a tu gracia, y todos mis actos externos e internos se sujeten únicamente a tu voluntad. Concédeme que mi corazón, mi boca y todo lo más íntimo de mi ser te alaben y bendigan. Dilata mi mente, y levanta la mirada de mi corazón, para que mi espíritu se pueda elevar rápidamente hasta ti, ¡oh Sabiduría eterna que eres superior a todas las cosas!: Líbrame, te lo ruego, de las cadenas con que estoy atado, para que abandonando todas estas cosas terrenas, me dé prisa en llegar a ti, me una únicamente a ti, y en ti sólo se concentren mis pensamientos y deseos." - Agustín de Hipona



A su sombra placentera me senté, Y su fruto es dulce a mi paladar. Cantares 2:3


Sentarse a la sombra placentera del SEÑOR, indica descansar en Él,por medio de la oración, meditar en Él y en Su Palabra, depender de Él, aceptar su cobertura, vivir bajo Su cuidado y protección: El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Todopoderoso. Sal.91:1 "A su sombra placentera me senté", nos recuerda a María, que sentada a los pies de Jesús, escuchaba Su Palabra. Lucas 10:39 "A su sombra placentera me senté." ¡Que privilegio mas grande, es estar sentados a los pies del Maestro de maestros, escuchando Su Palabra, manjar exquisito del cielo! ¡Escuchando Su voz en cada verso de la Escritura! Es como estar en pleno calor de verano, en medio de un huerto lleno de árboles frutales, entre los cuales se destaca Cristo, El Árbol de Vida. Sentados bajo Su sombra refrescante, en Su presencia, recogiendo y disfrutando de cada uno de sus frutos, esto es, saboreando Su dulzura en cada verso de Su Poderosa y Bendita Palabra.
" Y su fruto es dulce a mí paladar." Sin duda, la Palabra de Dios es dulce para el espíritu, David atraído por esta dulzura dijo: Cuán dulces son a mi paladar tus palabras, más que la miel a mi boca. Salmo 119:103 Alimentado por la dulzura de la Palabra, le dio satisfacción plena, tanto que no anhelaba otro deleite de esta tierra. Sal.73:25, Su principal anhelo era estar en comunión con Dios y con su Palabra. El Hijo de Dios, EL Verbo, El Logos hecho carne, Palabra Viva, endulza el cáliz de la amargura y adversidad, con Su bendita Palabra inspirada por el Espíritu Santo, nuestro pan de cada día: Porque no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:4 Y cada verso de la Palabra, revelado por el Espíritu Santo, es para el alma sedienta y necesitada en pleno sol del desierto de la tentación y la tribulación, y a punto de desfallecer, hallar un esplendoroso huerto con muchas frutas frescas, jugosas, dulces y deliciosas: A nuestras puertas hay toda clase de frutas escogidas. Cant. 7:13 Sí, en el huerto maravilloso de la Palabra de Dios, encontramos toda suerte de versos escogidos para cada necesidad, para cada situación, para cada tiempo. Por medio de la Palabra escuchamos la dulce voz del SEÑOR, que nos habla profundo, claro, y directo al corazón. " Y su fruto es dulce a mí paladar."

Sí, sin duda alguna, la Palabra de Dios, revelada y renovada por el Espíritu Santo en cada desierto, reverdece el alma de esperanza en la desesperación, endulza lo amargo de la tribulación, consuela el corazón triste y angustiado, y le eleva sobre las alturas de la tierra, y comer el fruto del campo (espiritual de la Escritura) Deut.32:13. Además de todo esto, la Palabra de Dios, la espada del Espíritu, es el arma que nos da la victoria contra las asechanzas del enemigo. Sentados a los pies de Cristo, escuchando Su Palabra, Su doctrina saludable, es la mejor parte la cual no nos será quitada. Lucas 10:42 Debemos cuidar de las cosas de la vida, pero nuestra prioridad debe ser cuidar de la vida del espíritu, nutrir el alma con la sana doctrina de la Palabra de Dios, sentados a los pies del Maestro, a su sombra placentera, escuchando atentamente su voz y su fruto será dulce a nuestro corazón. Si queremos compartir la Palabra de Dios a otros, llevar fruto verdadero y eterno, conforme a la voluntad de Dios, nuestra vida debe estar cimentada en una comunión personal y viva con Él. La esposa de Cristo, la iglesia,(tu y yo), sentada a Su sombra placentera, como María a los pies del Maestro, encuentra en esos frutos escogidos del huerto de la Palabra, sombra contra el calor, fortaleza en la aflicción, guía y dirección. Entonces, así el alma reconfortada y refrescada por los frutos del sembrado Divino de las Sagradas Escrituras, con la fe y el ánimo fortalecidos, rebosante de un regocijo indescriptible, puede exclamar: ¡Y su fruto(Su Palabra) es dulce a mi paladar! Cant.2:3 ¡Amén!

ORACIÓN: " Por eso SEÑOR, mi único gozo y mi único consuelo consisten en elevar hacia Ti los ojos de mi alma, en dirigir hacia Ti Todos los movimientos de mi corazón y conformarlos totalmente a Ti. Mi único deleite es oír hablar de Ti, hablar yo mismo de Ti, hacerte objeto de mis estudios y meditaciones, leer diariamente cosas referentes a tu felicidad y gloria, repasar en el fondo de mi alma Todo lo que he leído, a fin de poder pasar de los ardores, los peligros y las penas de esta vida mortal y caduca, a esa morada de dulzuras, de alivio y de paz que sólo se encuentra en Ti, durmiendo o por lo menos, como tu discípulo amado Juan, inclinando mi cabeza fatigada sobre tu corazón. Para disfrutar de esa gran felicidad recorro tus Santas Escrituras como un jardín de delicias, y en el recojo como hierbas frescas y saludables de tus divinos mandamientos. Mandamientos que yo medito y que constituyen mi alimento espiritual; y que reunidos en mi memoria, depósito en el fondo de mi corazón, a fin de que habiendo saboreado tu inefable dulzura, me resulten más soportables las amarguras de esta vida."Agustín de Hipona


********************************




Acuérdate de la Palabra, dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu Palabra me ha dado vida". Salmo 119:49-50

Hay todo un mundo de significado en la Palabra "Acuérdate", cuando se dirige a Dios; es usada en la Escritura en el sentido más tierno y conviene al afligido y deprimido. El Salmista exclama: "Ella es mi consuelo en mi aflicción." En el presente ejemplo la oración es tan personal como el "Acuérdate" del ladrón crucificado al lado del SEÑOR, porque su esencia se halla en las palabras "dadas a tu siervo". Sería en vano para nosotros si la promesa fuera recordada para otros pero no lo fuera para nosotros; pero no hay temor, porque el SEÑOR nunca ha olvidado una sola promesa a un solo creyente." C. Spurgeon


"Las Palabras (promesas), que el SEÑOR da a Su pueblo, son alegría que recrea más que las riquezas, deleite del corazón, cantar en tierra extranjera, más valiosa que miles de monedas de oro y plata, lámpara para los pies, luz para el sendero, refugio y escudo...."Maravillosas son tus palabras que bendicen a los que van por buen camino, a los que de todo corazón siguen tus enseñanzas, iluminan e instruyen a los sencillos. " Salmo 119:1 y 130. " Con toda mi alma espero al SEÑOR, y confío en Su palabra.". Salmo 130:5.
" Y hablando de las promesas de la Palabra de Dios, el Apóstol Pedro nos recuerda que El SEÑOR, "nos ha dado preciosas y grandísimas Promesas". 2 Pedro 1:4. Así como cada piedra preciosa tiene una rica virtud, también la tiene cada promesa. Las promesas dadas por Dios, son un libro precioso, cada hoja destila mirra y misericordia; y sobre estas preciosas promesas, la Fe mira, oye, y extrae consuelo y dulzura. "Acuérdate de la palabra, es decir, de la Promesa dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu Palabra me ha dado vida". Salmo 119:49-50. Sería interminable mostrarles cómo la Fe de los patriarcas, profetas, apóstoles y otros santos ha sido obrada y ejercida sobre las promesas de santificación, sobre las promesas de justificación, sobre las promesas de salvación, sobre las promesas de glorificación, sobre las promesas de protección, sobre promesas de dirección, sobre las promesas de apoyo, etc....Al contemplar estas promesas espirituales y absolutas serán del mayor y más cercano interés para ti; estas llevan la mayor parte del corazón de Cristo, el amor de Cristo, la buena voluntad de Cristo; estas son de gran utilidad para satisfacerte y para tranquilizarte cuando estás ansioso; para sostenerte cuando estás cayendo; para guiarte cuando andas errante; para consolarte cuando desmayas; para aconsejarte cuando estás indeciso. "Acuérdate de la Palabra (la promesa) dada a tu siervo, ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu palabra me ha dado vida". Por lo tanto, haz de las promesas dadas por Dios tus mejores y principales compañeras; especialmente cuando es de noche dentro de tu alma; cuando eres consciente de tus muchos pecados, cuando hay mucha corrupción y poco consuelo; cuando hay mucha dureza y poca ternura; de muchos miedos y poca fe.¡Oh amado, hay mucha médula y grosura, hay mucha miel y dulzura, mucha gracia y gloria envuelta en las Promesas dadas por Dios a sus hijos! ¡Oh, exprime y saca todo el provecho que puedas de cada promesa de la Palabra dada por Dios al creyente, hasta que hayas obtenido toda la riqueza, alimento y dulzura de ella! ¡Ay, cristiano! Si haces esto, Dios será más honrado, las promesas más apreciadas, tus gracias más fortalecidas, tus temores mitigados, tu corazón más cálido y comprometido, tu vida más consagrada, y Satanás vencido más fácil y frecuentemente. ¡Oh, cómo deberían los creyentes atesorar esas preciosas promesas dadas por Dios, que aseguran su preservación, protección, liberación, apoyo, consuelo y felicidad eterna! ¡Las promesas dadas por Dios son una mina de ricos tesoros! ¡Son un jardín lleno de las más selectas y dulces flores del paraíso! ¡En ellas están contenidas todos los deleites y contentamientos celestiales! Por lo tanto, debes estudiarlas mucho, apreciarlas más que nunca, confiar y esperar en ellas: "Acuérdate de la Palabra(Promesa), dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque Tu Palabra(Tu promesa) me ha dado vida!" Salmo 119:50. -Thomas BrookLA PALABRA DE DIOS ES UN TESORO. Los preceptos del SEÑOR.... SON MAS DESEABLES QUE EL ORO FINO.......Salmo 19:7-10 La palabra de Dios es tesoro digno de guardar y no hay dónde guardarlo en forma segura sino en nuestros corazones, para que los preceptos de Dios se opongan al dominio y seducción del pecado. " No es cavando de un modo casual en una mina de oro, sino cavando mucho tiempo y con mucha dedicación que se halla y se saca el Tesoro. Así mismo, por el escudriñar de día y de noche la Palabra de Dios y por la meditación frecuente en ella, es que se halla la Riqueza invaluable de la revelación de la Palabra de Dios, con la iluminación del Espíritu Santo." Por: C.H.Spurgeon" ¡¡OH QUÉ TESORO RARO ES LA PALABRA DE DIOS!! Es el campo donde LA PERLA DE GRAN PRECIO(CRISTO) ESTÁ OCULTA!! ¡¡La Ley de Dios es UN TESORO DIVINO PARA ENRIQUECERNOS!! En esta mina bendita se oculta la verdadera Perla de Gran Precio, Jesucristo!! En ella están TODAS las riquezas que proceden del verdadero conocimiento del Misterio de Dios, CRISTO, Col. 2:2. En esta Ley de Dios están dispersas tantas Verdades como Diamantes Preciosos que adornan el corazón del hombre interior. David tomó la Ley de Dios como su Herencia, TUS LEYES SON MI TESORO, son el deleite de mi corazón. Salmo 119:111 En esta Mina Bendita cavamos hasta que encontramos EL CIELO." Tomas Watson

ORACIÓN: SEÑOR mío Jesucristo Hijo de Dios vivo , concédeme á mi frágil y pecador que atesore tu Palabra y tenga siempre a la vista , y grabadas en mi corazon, tu vida y tus costumbres, para que en cuanto yo pueda las imite ; y haz que con su lectura y meditacion cada dia en ella, aproveche, y crezca en un varon perfecto , y en templo santo para el SEÑOR. Ilustra, te ruego mi corazón con la luz de tu gracia, que al mismo tiempo preceda y prevenga todas mis obras, y siga todos mis pasos, á fin de que teniéndote por conductor y guía en Todos mis caminos pueda siempre hacer lo que a ti te place , y dejar de hacer lo que te desagrada. Dirige , oh SEÑOR , te ruego otra vez,todos mis pensamientos, palabras y obras, por el sendero de tu Ley , y por el camino de tus preceptos y consejos , para que haciendo tu voluntad en todas las cosas , ahora y siempre por ti sea salvo , y eternamente te goce y alabe. Amen. -Ludolphus

*************************************************

Dijo Jesús: "Nadie puede servir a dos señores...Ustedes no pueden servir a Dios y a las riquezas". Mateo 6:24

"No pueden servir a Dios y a Mammón, dios de las riquezas, dios satánico, que incita a los hombres a ser ambiciosos, usureros, avaros, no porque él pueda dar o quitar las riquezas, sino porque los tienta con ellas, y les inspira a su mal uso. Tenemos dos caminos a elegir: El de Dios o el de Mammón. Dios premia la generosidad y la misericordia; Mammón incita a la avaricia. Dios conduce por el camino de la salvación, Mammón por el de la perdición. Dios ofrece la vida eterna, Mammón a la muerte y eterna condenación. Debes elegir a quien serviras.


Enseña el SEÑOR a sus discípulos a huir de la terrible pasión de la codicia que tanto consume a los hombres, la cual lleva siempre al afán por adquirir, y acumular bienes perecederos, sino a buscar y atesorar riquezas eternas por los méritos de Cristo, verdadero tesoro, por cuyo amor y gracia fuimos salvos. Jesucristo no condena de modo absoluto la posesión de los bienes terrenos, más bien nos previene frente al peligro de confundir el orden de valores, de amar y colocar a las criaturas por encima del Creador, diciendo: "Porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o apreciará a uno y menospreciará al otro. No pueden servir a Dios y al dinero." Mateo 6:24No puedes amar a Dios y al mismo tiempo al dios dinero. Nada hay tan malo para el hombre como separarse de Dios por el apego y amor a las riquezas. Porque LA RAÍZ DE TODOS LOS MALES es el amor (la idolatría, el apego desordenado) al dinero. 1Tim.6:10, que aparta del amor a Dios, del cielo y nos hace esclavos de cosas materiales, que son la añadidura de Dios, para sus hijos los que buscan primero el reino de Dios y Su Justicia.Mateo 6:32.Quiso arrancar el SEÑOR de nuestro corazón toda codicia, afán superfluo y amor desordenado por el dinero, cuando dijo: "No se afanen qué han de comer o qué han de beber; ni por su cuerpo, qué han de vestir....El Padre Celestial ya sabe que tienen necesidad de todas estas cosas." Mateo 6:31. Es decir, no se inquieten por las cosas necesarias para la vida, tengan fe y la absoluta seguridad que el Padre Eterno conoce sus necesidades terrenas y está dispuesto a suplir cada una de ellas. Así lo prometió por medio del salmista diciendo: El SEÑOR es mi pastor y nada me faltará. Salmo 23:1 Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al SEÑOR nada les falta. Salmo 34:10 No he visto justo desamparado ni a su descendencia que mendigue pan." Salmo 37:25." Ludolphus

ORACIÓN: " SEÑOR mío Jesucristo, Tú eres el único invariable bien, con que la fe nos impulsa; ya que en Ti creo y espero, concédeme la gracia que solo en TI ponga mi corazón, tesoro y riqueza mía. SEÑOR, No permitas que desterrado de mi ser el tirano cruel de la Avaricia, elija servirle, en competencia con un Padre tan dulce, tan benéfico, y tan amoroso como Tú. En los brazos de Tu paternal Providencia me arrojo con la firme esperanza que no me dejarás perecer. Lejos de mi sea toda afanosa diligencia por las cosas temporales; que solo me deprima el ver que no te sirvo y sigo con todo el fervor de mi corazón, que me afane solo la memoria de lo mucho que te he ofendido. Sean mis deseos y única ambición solo buscarte a Ti, agradarte a Ti y apartarme de todo aquello que te desagrada. Para que cubierto con el hermoso poder y valor que Tu das, haga lo que es justo y correcto, y despojado del asqueroso heno de la Codicia y de todos los pecados que has destinado al fuego eterno, reines Tú siempre en mí corazón para que reine contigo eternamente en el Cielo. Amen." Ludolphus


************************************




Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol, a saber, LAS RIQUEZAS GUARDADAS PARA EL DAÑO DE SUS DUEÑOS". Eclesiastés 5:13

Hay un mal doloroso, una enfermedad del alma que hace que los hombres vivan sólo para buscar y satisfacer sus deseos terrenales, en lugar de dedicarse a las cosas celestiales y eternas. Un mal doloroso que ata, esclaviza y cautiva las almas. Un mal doloroso que aleja del Salvador, Jesucristo. Un mal doloroso que ha llevado a los creyentes a no querer llevar "su cruz cada día y seguir a Cristo sin condiciones". Un mal doloroso que impide que los creyentes busquen al SEÑOR y descubran el poder de la oración. Un mal tan doloroso que ha desviado de la Fe verdadera.

Este mal, esta enfermedad del alma, es LA CODICIA; "a saber, las riquezas guardadas para daño de sus dueños". Un mal tan doloroso que ha desviado de la Fe verdadera: "Porque la raíz de TODOS los males es el amor al dinero, el cual algunos, por codiciarlo, se extraviaron de la fe y acabaron por experimentar Muchos dolores." 1 Timoteo 6:10 Las riquezas en sí mismas no son malas, pero es a través de la corrupción de los hombres, por su idolatría y amor desordenado a las riquezas que se convierten en armas de maldad, en máquinas del mal. "El amor al dinero no sólo tienta, sino que también engulle a quien lo tiene. Lanza su red en torno a la gente, forzándola a someterse a su servicio." -Jacques Ellul,Un mal tan doloroso que ha hecho que la misión de Jesús y Su Evangelio sea distorsionada. Él vino a salvarnos de nuestros pecados y a darnos vida eterna, Juan 3:16. Jesús, NO vino como propósito principal a impulsarnos para que tengamos posesiones materiales, lujos, comodidades, fama. Esto es lo que busca el mundo, claramente Él dijo: "MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO". Juan 18:36 Se lo dijo a Pilato y hoy también te lo dice a ti y a mi. Él vino a darnos riquezas Espirituales y No materiales. A los fariseos, que amaban el dinero, Jesús les advirtió: "...aquello que la gente tiene en gran estima es detestable delante de Dios" (Lucas 16:15). Este mal doloroso, este cáncer ha infectado a muchos cristianos en el mundo y ha hecho que los falsos maestros codiciosos, que "sólo piensan en lo terrenal" Fil. 3:19, no prediquen de la obra de Cristo en la Cruz, del arrepentimiento ni contra el pecado, incluyendo el de la codicia. Hacen negocio con el Evangelio de Cristo. 2 Pedro 2:3, a través de condicionamientos sicológicos, manipulan la Palabra de Dios a su propia conveniencia. Hoy el tema de la obtención de dinero es altamente predominante en muchos púlpitos. ¡¡¡Que mal tan doloroso!!!"Pocas personas pueden hablar en la actualidad con tanta autoridad acerca del Evangelio de la codicia como Jim Bakker, teleevangelista, fundador del ministerio PTL y Heritage USA, cuyo imperio colapsó debido a que fue acusado de fraude contable y malversación de fondos, lo que provocó cargos por delitos graves, condena, encarcelamiento y divorcio. "El que preside la comunidad está encargado de las cosas de Dios, y por eso es necesario que lleve una vida irreprochable.... no codicioso de ganancias deshonestas; Tito 1:7. Apenas salió de la cárcel, admitió que había edificado una torre de Babel para forjarse un nombre para sí mismo. Su torre de Babel era un negocio multimillonario que por entonces tenía una nómina de sueldos de treinta millones de dólares estadounidenses y más de 2200 empleados. Luego de aquella época Bakker ha procedido al arrepentimiento y ha pedido perdón por el escándalo PTL. Dijo: "Permití que el ministerio de PTL creciera de tal modo que las oficinas de Heritage USA, se volvieran más importantes que el mensaje de Jesucristo. Mi visión era tan importante que trabajaba día y noche para mantener vivo ese monstruo". Ahora enseña acerca de la venida de Cristo, del sacrificio y el costo del discipulado.
En su testimonio dice: "Mientras estuve en prisión, el SEÑOR me mostró que debía estudiar las palabras que él habló en la Biblia sobre la Codicia. Por lo que comencé a escribir a mano y a estudiar cada palabra que Cristo expresó. Pasé dos años haciendo esto. Quería conocer a Cristo y todo lo que había enseñado. Y el hecho de absorber las enseñanzas de Cristo cambió mi vida. En ocasiones me sentía motivado a estudiar dieciséis horas por día. Al estudiar las palabras de Jesús, no pude hallar ningún lugar en la Biblia donde dijera algo bueno sobre el amor al dinero. Y esto comenzó a taladrar en mi corazón. Por ejemplo: Lucas 6:24 dice: "Pero ¡ay de ustedes los ricos(codiciosos), porque ya han recibido su consuelo!". Jesús habló del "engaño de las riquezas y las codicia de otras cosas, ahogan la Palabra" Marcos 4:19. También, en Mateo 6:19-21 Jesús dijo: No se hagan tesoros en la Tierra. Sino más bien en el Cielo. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. En Lucas 12:15 expresó: "¡Tengan cuidado! Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes". En Mateo 6:24 dijo: "Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas." (Tomado de la revista Charisma) ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡que mal tan doloroso! "a saber, las riquezas guardadas para daño de sus dueños". ¡Oigan esto, ustedes los ricos(codiciosos)! ¡Lloren y griten por las desgracias que van a sufrir! Santiago 5:1 ¡Porque aquel que tiene su corazón en las riquezas es incapaz de comprender y gustar las cosas del Cielo! La codicia conduce al orgullo, el orgullo a la lujuria, la lujuria a la indiferencia, la indiferencia a la incredulidad, a la apostasía, a la rebelión y al ateísmo. Un mal tan doloroso que corroe profundamente y destruye todo a su paso. ¡Un mal doloroso que lleva a la envidia, el egoísmo, los celos, causa toda clase de divisiones y guerras entre familias y naciones! Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala. Santiago 3:16 "El que guarda y acumula sus riquezas, cuando Dios lo llama a separarse de ellas para usos piadosos y caritativos, las guarda para su mayor daño. Porque la herrumbre de su oro y su plata devorado por la úlcera de la codicia, y se levantará en juicio contra él en ese gran día. Santiago 5:3 - John Trapp
Aquellos que se han regocijado en sus tesoros, que hicieron de ellos su fortaleza y su jactancia; aquellos que No han escuchado las advertencias del SEÑOR contra esta enfermedad maligna, LA CODICIA. Que han puesto su confianza en las riquezas más que en Dios, serán sorprendidos como lo fue el rico insensato, que dijo: "Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida". Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?". Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios." Lucas 12:19-21 La muerte y destrucción les vendrá de repente. Entonces, los resultados de su trabajo y sus ansiedades se pierden. Todo por que la había vivido se desvanece: Tal como salió del vientre de su madre, así se irá: desnudo como vino al mundo, y sin llevarse el fruto de tanto trabajo. Esto es un mal terrible: que tal como viene el hombre, así se va. Eclesiastés 5:15-16 "Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol, a saber, las riquezas guardadas para daño de sus dueños".
La muerte nos despoja de todas nuestras vestiduras del tiempo y vamos desnudos a la eternidad. Así, la grandeza del mundo no es más que un espectáculo vano: ¡La sombra pasajera de una nube! Esta solemne verdad se olvida en la excitación del placer, inaudible en medio del tumulto de las pasiones. Pero cuando un hombre es despojado de su fortuna al ver cerca el día de su muerte, se ve obligado a escuchar la voz de Dios. ¡Qué gran maestro es la adversidad, imparte sabiduría y la debida solemnidad a la mente! La aflicción gana audiencia para verdades que no consiguieron ser escuchadas en tiempos de prosperidad. La muerte es en verdad la gran maestra, que abre los ojos del hombre a los misterios superiores; sin embargo, la muerte es sólo la culminación de ese despojo total de todas las posesiones terrenales que el proceso de la adversidad había comenzado. Por tanto, en vista de que nos vamos desnudos y no podemos llevar nada con nosotros, no debemos considerar nada como nuestro; debemos tener cuidado de irnos vestidos con la justicia de Cristo, y adornados con Su gracia, que son las riquezas duraderas, con las que No se hallará desnudo en la muerte ni después de ella. -Nisbet "Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol, a saber, las riquezas guardadas para daño de sus dueños"
ORACIÓN: "SEÑOR mío Jesucristo, repartidor inefable de Todos los bienes. Concédeme que no me afane en atesorar las cosas perecederas del mundo, sino en amontonar méritos por tu gracia y amor con los cuales me salvaste, para recibir en el cielo los bienes eternos. Tú eres el único invariable bien, con que la fe nos impulsa; ya que en Ti creo y espero, no me niegues la gracia de que solo en TI ponga mi corazón, tesoro y riqueza mia. SEÑOR, No permitas que desterrado de mi ser el tirano cruel de la Avaricia, elija servirle, en competencia de un Padre tan dulce, tan benéfico, y tan amoroso como TU. En los brazos de Tu paternal Providencia me arrojo con la firme esperanza que no me dejarás perecer. Lejos de mi sea toda afanosa diligencia por las cosas temporales; que solo me aflija el ver que no te sirvo y sigo con todo el fervor de mi corazón, que me fatigue solamente la memoria de lo mucho que te he ofendido, sean mis deseos y unica ambición solamente buscarte a Ti, agradarte a Ti y apartarme de todo aquello que te desagrada. Para que cubierto con el hermoso poder y valor que Tu das, haga lo que es justo y correcto, y despojado del asqueroso heno de la Codicia y de todos los vicios del alma que has destinado al fuego eterno, reines Tú siempre en mi, para que reine contigo eternamente en el Cielo. Amen." Ludolf V. Sachsen



******************************************

« ¡SEÑOR, sálvanos, que perecemos!» Mateo 8:25
Los discípulos creyeron que la mar enfurecida los separaba de Jesús. Y peor aún, creían que la aflicción en que se encontraban era una señal de que Jesús los había olvidado por completo y no tenía cuidado de ellos. Pero, es ahí donde la aflicción tiene su estímulo, cuando el diablo susurra y dice, "Dios te ha olvidado; Dios te ha abandonado," cuando tu incrédulo corazón grita como lo hizo el de Gedeón: "Si el SEÑOR está con nosotros. ¿Por qué nos acontece todo esto?"Jueces 6:13 El mal te ha visitado para acercarte más a Dios. El mal no te ha sobrevenido para separarte de Jesús, sino para que te adhieras a Él con más fidelidad, tenacidad y Fe.«Señor, sálvanos, que perecemos» Jesús reprocha a los discípulos su falta de fe, que les hace incapaces de aceptar el aparente silencio de Dios. ¡Cuántas veces, en medio de las tempestades de la vida, hemos tenido la dolorosa impresión de que Dios estaba adormecido, lejos de nosotros! ¡Cuántas veces nuestras oraciones han volado lejos, sin que tuviéramos respuesta! Tal vez se deba a que tenemos más necesidad de ver milagros, que de tener Fe. Una obsesión, una idolatría, por el don más que por el dador del don. "Dichosos los que no vieron y creyeron." Jn 20:29 Por Fe andamos y no por vista. Jesús es la misma Fe, y si tenemos nuestra mirada fija en Él, nos dotará de todo lo que necesitamos, para escucharle decir al viento y al mar embravecido: «¡Silencio! ¡Quédate quieto!» y todo quedará en completa calma. Marcos 4:39Quisiera que nunca hubieran tempestades. Quisiera ser eximido de la lucha. Quisiera un mar siempre sereno con vientos a mi favor y luces que indican el camino. Pero, seguir a Cristo no es una empresa fácil, implica llevar la Cruz. Hemos sido llamados a transitar por la senda escarpada y difícil, a perseverar con Fe en medio de grandes adversidades. Habrá tormentas a las que nos tendremos que enfrentar y sentiremos que el SEÑOR se quedó dormido en la proa de la barca, mientras pensamos que nos hundimos y perdemos la esperanza. Es así, rendidos y despojados de toda facultad propia, que El SEÑOR está esperando nuestro clamor: « ¡SEÑOR, sálvanos, que perecemos!» Y nuestra Fe sabrá despertarle.

Entonces, cesarán los vientos que nos atormentan e iremos con ÉL de victoria en victoria, heridos sí, pero no rendidos, afligidos en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos. 2Cor.4:9 Cuando parece que Dios nos ha abandonado, es cuando debemos confiar más en Él. Regocijémonos en la luz y en el consuelo cuando a Él le place darnos esto, pero no nos aferremos a Sus dádivas, sino a ÉL. El SEÑOR está en la barca, Él sólo basta, puede suceder alrededor lo que ÉL permita; sólo ÉL nos puede librar. Aunque todas las cosas parezcan estar en nuestra contra, sin embargo, Jesucristo está en la barca y no nos dejará perecer.....

ORACIÓN: "SEÑOR mío, JESUCRISTO: Dignate por tu gran bondad subir en el débil barco de mi corazón, calmar los vientos impetuosos de la soberbia, las embravecidas olas de las tentaciones del alma, y de los deseos pecaminosos que lo agitan y conmueven; no sea que alguno de ellos me debilite en la fé, me haga hundir y perezca para siempre. Dame consejo en medio de las confusiones de mi espíritu, ayuda en las persecuciones, consuelo en las tribulaciones, fortaleza en las adversidades y en toda tentación tu fuerza y poder para resistir. Líbrame de las tempestades del agitado mar de este mundo, condúceme a la tranquilidad y calma de la playa, concédeme la paz interior que sabes que necesito ahora, y después la gloria eterna en la que para siempre te alabe.... Amen." Ludolphus


*******************************************

María tomó una libra de perfume de nardo puro, muy caro, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con su cabellera; y toda la casa se llenó del olor del perfume. Juan 12:3
El perfume de nardo puro derramado a los pies del SEÑOR, es la adoración, la gratitud y honra que María debía al SEÑOR, por haber sido perdonada de todos sus pecados y la salvación tan grande recibida no merecida, tanto para ella como para los de su casa, este perfume estaba lleno de fe, de amor y preciosos sentimientos, olor grato para el SEÑOR, por lo que habló a su favor diciendo: "Buena obra ha hecho conmigo." Marc.14:6 Esta adoración pura y sincera hace que regrese a ella el olor de la fragancia de Cristo, por eso mismo puede decir: Somos buen olor de Cristo para Dios. Por esta verdadera adoración en espíritu, María recibe y recupera para sí el perfume, porque ahora está impregnada de la unción y virtud del cuerpo de Cristo; al atraer hacia ella, el olor del mismo Verbo de Dios, gracias a sus propios cabellos con los que enjugaba los pies del Maestro, es decir, debido a la humillación y reconocimiento que nadie en el mundo y solo EL por Su gran amor y gracia, pudo limpiarla de todos sus pecados y darle vida eterna, recibió sobre su cabeza la fragancia de Cristo: "Has ungido con Perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar." Salmo 23:5 "Y Toda la casa se llenó del perfume." Indica que el olor de la doctrina que procede de Cristo y la fragancia del Espíritu Santo, llenaron toda la casa del alma de María y de de todo aquel que toma parte en el olor de Cristo, ofreciendo primero el don de su fe, como perfume de nardo, y luego recibiendo por esto la gracia del Espíritu Santo y la fragancia de la doctrina espiritual." La esposa en el cantar dice: " Mientras el Rey estaba a la mesa. Mi Perfume(Nardo) esparció su fragancia." Cantares 1:12. María, representa la esposa de Cristo, la iglesia, esto es, todo aquel que cree y ha sido redimido por la Sangre de Cristo, éste puede decir con toda seguridad que Cristo es suyo, que le pertenece, que ha sido comprado con la Sangre del Cordero de Dios. Porque somos Su pueblo, Su exclusiva posesión. Deut.26:18 Y en otra parte dice: Cristo, se dio a sí mismo por nosotros, para Redimirnos de TODA INIQUIDAD y Purificar para SI UN PUEBLO PARA POSESIÓN SUYA. Tito 2:14. Así, la esposa perdonada de todos sus pecados, expresa con toda libertad: " Mi Perfume, mi Nardo(Cristo) exhalo su fragancia." Porque, Cristo por medio de nosotros, manifiesta en todo lugar la fragancia de Su conocimiento. 2Cor.2:15 La Majestad y Gloria de Cristo es manifestada en todas partes. EL es manantial y de ÉL fluyen ríos de agua viva, Juan 7:38 EL es Pan que da vida eterna, Juan 6:35. Así también EL es Perfume que esparce Su fragancia. Su nombre Cristo, significa "Ungido", es perfume que hace cristianos a los que unge con EL, como dice Juan: Pero ustedes tienen la Unción (son ungidos) del Santo. 1Juan 2:20 Y según lo que dijo el Apóstol Pablo, en quienes tienen los sentidos ejercitados en discernir el bien y del mal Heb.5:14, Asi, Cristo se convierte en objeto total y singular para cada uno de los sentidos del alma. Por lo cual, se llama: Luz Verdadera que alumbra. 1Juan 2:8, para que los ojos del alma tengan con qué ser iluminados. Se llama: El Verbo(Palabra) Juan 1:1, para que los oídos espirituales escuchen. Pan de vida Juan 6:48, para que el alma crezca, y desarrolle el gusto por EL. Y se llama asimismo " Perfume o Nardo"; para que el olfato del alma tenga la fragancia de Cristo. Y por lo mismo se dice también que se le puede palpar con la Fe, porque es el Verbo hecho carne Juan 1:14. Todas estas cosas vienen a ser el único y mismo Verbo de Dios,Cristo, quien infundido en cada una de ellas por los efectos de la Oración, no deja un solo sentido del alma privado de Su gracia. Así, El SEÑOR, se presenta a cada alma en la forma que sabe que es la más apta, para que esa alma saque el máximo provecho." Origenes
" María preparó una libra de Perfume de Nardo, el más precioso y de más valor que se conocía. Luego que el Salvador se sentó a la mesa, se acercó a su Majestad, se arrojó a sus pies, los roció con el perfume, los limpió con sus cabellos. ¡Qué ejemplo tan altísimo, y digno del examen y atención de todos los hombres! Esta unción es la viva imagen del celo por la adoración y el culto a Dios. Derramó el bálsamo a los pies de Cristo, pero para derramarlo rompió el vaso de alabastro, y después los limpió con sus cabellos. ¿Por qué no derramas tú los afectos de tu corazón a los pies de tu Redentor? ¿Por qué no tienes valor para quebrar tu corazón? ¿Por qué no te determinas a romper las duras y viles cadenas que lo tienen aprisionado? ¿ Por qué no te presentas para llorar a sus pies con la mayor amargura, y enjugar después tus lágrimas con los afectos del más ardiente amor por EL? María se acercó a Cristo, como necesitada a la fuente de la misericordia para lavar sus culpas y pecados y la encontró derramando sobre ella raudales en abundancia. Rompió el vaso de alabastro, porque había roto ya la dureza de su corazón, y Toda la casa se llenó de la fragancia del perfume, como el corazón se llena también del aroma de la gracia cuando el SEÑOR derrama sobre él la misericordia. Buen olor derrama por todas partes el alma del cristiano cuando es santa en sus costumbres, modesta en sus acciones, prudente en sus palabras, y se presenta en todas partes como un modelo de edificación. Así pudo muy bien decir Pablo de sí mismo: "Que era en todas partes buen olor de Cristo." 2Cor.2:15 Pues por su predicación y ejemplo se esparcía la fragancia de la noticia de la Salvación de Cristo por todo el mundo. Con la obediencia y actuando bien unges los pies de Cristo siguiendo sus huellas." Ludolph V.Sachsen


ORACIÓN: Señor mio Jesucristo Hijo del Dios vivo, que habiendo de padecer por todo el mundo viniste a morar en Betania, esto es, en la casa de la obediencia; y quisiste cenar allí, permitiendo que tus pies fuesen ungidos con un Perfume precioso; dame fe, para que perseverando en la verdadera obediencia, entienda los misterios y ejemplos admirables que se encerraron en aquella cena. Sepa yo, SEÑOR, honrarle en el tiempo de tu humillación; sepa emplear los bienes que recibo como dones de tu generosidad, como gratitud a Tí en ayuda, servicio y alivio de tu pueblo; No sacrificando mas algo de estos, de ahora en adelante en servicio de mis pasiones, sino en el amor que te debo a Ti y al prójimo. No permitas que haga caso de los juicios y pareceres del mundo cuando se trata de servirte y amarte a Tí, sino que enteramente me dedique al cumplimiento de tus Palabras, sin apartarme jamás de lo que Tú has enseñado; para que obedeciéndote en Todo , y siguiendo en todo tus máximas y preceptos, llegue a su cumplimiento, te adore y te posea por toda la eternidad en la gloria. Amen. Ludolph V.Sachsen

*******************************************

"Hágase tú voluntad, así en la tierra como en los cielos". Mateo 6:10

" Gran dicha es LA VOLUNTAD DIVINA, las miserias se convierten en felicidad; los males se transforman en bienes. A LA VOLUNTAD DE DIOS Todas las cosas ceden y el adversario es totalmente vencido. LA VOLUNTAD DE DIOS, es el Arca de todo bien, un raudal de bendiciones ocultas hay en ella, comete un gran error quien No la cumple y quien No la sufre. Todo lo que Dios quiere y hace es bueno. Quien se rinde a LA VOLUNTAD DE DIOS, experimentará gran paz y consuelo, al aceptar y no resistir el padecer, sabiendo que a los que a Dios aman TODAS las cosas que ÉL permite son para el Bien de los que lo aman y conforme a sus propósito son llamados. Si hubiera existido para Dios, algo que fuera más provechoso y conveniente para el hombre que la tribulación, no se la habría dado a Jesucristo, Su Hijo. Cuanto más sujetes tu voluntad y te abraces a la Cruz de Cristo, menos pesada la sentirás, porque no hay nada que te haga padecer tanto como tu propia voluntad. LA VOLUNTAD DIVINA, debe ser lo primero, el medio, y el fin de la voluntad humana. LA VOLUNTAD DIVINA, es torrente de santidad, azucena en las espinas, flores y rosas en los abrojos, oro en la pobreza, gloria en el escarnio y paz en la necesidad....Si de verdad con amor nos resignamos y sujetamos a la VOLUNTAD DE DIOS, nada nos podrá turbar, ni entristecer, ni la pérdida de las cosas temporales, ni el desamor, ni el rechazo, ni la afrenta, ni la enfermedad, ni la vida, ni la muerte, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, nada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Rom.8:35 Tenga consuelo el afligido diciendo: "Hágase SEÑOR TU VOLUNTAD, así en la tierra como en el cielo." Mateo 6:10. DE LA VOLUNTAD DE DIOS resulta su mayor gloria. Por la Voluntad de Dios, procede el Espíritu Santo, por ella determinó Dios hacerse hombre, y dar su vida por nuestros pecados, por ella fuimos perdonados, por ella fuimos salvos y tenemos vida eterna, por ella fuimos creados para alabanza de su gloria....Amen " J.E.Nieremberg

" SEÑOR, Creador mio y bien mío, te doy toda mi alma y cuerpo, porque me diste a tu Hijo, y EL me dio Su alma, cuerpo, y vida para salvarme. Mas aunque estoy tan empeñado que no te puedo pagar, toma de mi lo que tengo; yo te ofrezco todas las potencias de mi alma, todos los sentidos de mi cuerpo, todos mis miembros y mi corazón para que en todo me ajuste a Tu voluntad. Que mis ojos miren lo que tu quieres, que mis oídos escuchen Tu doctrina, y la obedezca, que mi lengua te alabe, y que te lleve en mi memoria cada instante, y que mi querer sea el tuyo. Rindo a tus pies mi querer, que me atormente la sola idea de hacer las cosas a mi parecer. Desde ahora detesto y abomino mi propia voluntad. Haz de mi lo quisieres; pues tu hiciste por mi mas de lo que yo pudiera desear. En tus buenas y seguras manos me entrego, pues se que quieres mi bien eterno mas de lo que yo mismo puedo entender. Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras. Mateo 26:39 AMEN." J.E. Nieremberg
"Hacer la VOLUNTAD DE DIOS, es hacer Todo lo que Jesucristo hizo, y nos ensenó a practicar con sus doctrinas y ejemplos: Humildad en la conversación, estabilidad en la Fé, modestia en las palabras, justicia en las obras, misericordia en nuestros hechos y deseos, moderación en las costumbres, a no injuriar a nadie, sufrir con paciencia las ofensas, tener paz con los hermanos, amar a Dios porque es Padre, temerle porque es Dios; no preferir ni anteponer nada a Cristo, porque nada antepuso a nosotros, unirnos inseparablemente a EL por el amor; estar junto a su Cruz con confianza y fortaleza, y cuando se trate de su honor y de la gloria de Su Nombre tener en la lucha constancia para confesar, Fé entre las tribulaciones para resistir, y paciencia en la muerte para recibir la corona. Esto es, querer ser heredero de Cristo; esto es, hacer lo que enseñó e hizo Cristo; esto es, en fin, hacer y desear que se haga la Voluntad de Su Padre". -Ludolphus
ORACIÓN: "Hágase tú voluntad, así en la tierra como en los cielos". Mateo 6:10 Haz SEÑOR , que sean a Tú Divina presencia tan eficaces nuestros ruegos por la unión de los méritos infinitos de Jesucristo, que por ellos nos concedas, que todos los hombres sin distinción así judíos como gentiles se sometan con el debido rendimiento a Tú Soberana autoridad. Hágase tú Voluntad como en los justos, también en los pecadores; para que se conviertan a Ti único Dios vivo y verdadero, y todos te obedezcan, en ti crean , y de ti esperen Todo aquello que les convenga; bien sea prospero o adverso; y firmemente persuadidos de que aquella es Tu Voluntad. Hágase, tú voluntad así en mi espíritu, como también en mi carne; porque los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Hágase Tu Voluntad para que mi carne no se rebele contra el Espíritu, sino que como el Espíritu no te resiste, así el cuerpo no resista al espíritu, y ni uno ni otro a Ti; para que aborrezcan Todo lo que tú aborreces; y amen Todo lo que amas; y cumplan Todo lo que mandas, y hagan todo lo que te agrada y deseas....¡Oh magnifica y muy eficaz Palabra(Cristo,Verbo de Dios)! Con ella oh Padre eterno y sumo creaste todas las cosas en el principio. Dijiste, y todo quedó hecho; mandaste, y todo fue creado. Con esta misma Palabra(Cristo, Verbo de Dios) reparaste nuestra caída, cuando elegiste a María para ser Madre de tu Hijo, y al ángel que le enviaste dijo: Hágase en mi, conforme a tu Palabra. ¡Oh Palabra Saludable! ¡Oh palabra Omnipotente! ¡Oh palabra de admirable eficacia! ¡Oh Jesús mío, Verbo del Padre! Palabra de Vida y de consuelo, completa Tú mi oración, perfecciona mis palabras, dictadas y enseñadas por Ti. ¡Oh dulce amor mio! ¡Oh dulce Palabra! Hágase todo SEÑOR, según Tú Voluntad. SEÑOR, si es tu voluntad concédeme lo que te pido si ha de ser para honra tuya, que suceda. SEÑOR si ves que esto me conviene y es para mi provecho, concédemelo. Pero si ves que me hace daño y que no me ayudara para la Salvación de mi alma, quita de mi corazón este deseo. AMEN" Ludolphus


****************************************

Pero no se haga MI VOLUNTAD, SINO LA TUYA." Lucas 22:42

En la oración de Jesús se muestran las dos voluntades de Cristo, la humana y la Divina. Cuando Jesús dice: "NO mi voluntad", expresa lo que la "naturaleza humana", desearía en vista de tan grandes sufrimientos y agonías. Sin embargo, Él buscó hacer la voluntad de Dios. Eligió más bien que se llevara a cabo el alto propósito de Dios, en lugar de abandonar ese propósito, por los temores de su naturaleza humana. En esto dejo un modelo de oración para todos en los tiempos de aflicción. Es correcto, en tiempos de calamidad, buscar la liberación. Pero al igual que el Salvador, también, en tales tiempos, debemos someternos alegremente a la voluntad de Dios, confiando en que en todas estas pruebas es sabio, misericordioso y bueno. Dios hace lo que le place en todo momento, y yo no debo hacer lo que yo quiera si es contrario a Su voluntad. Si alguna vez mi voluntad tiene propósitos contrapuestos a los de la voluntad de Dios, lo correcto es que mi voluntad se sujete a la Suya. Es sabio hacer La Voluntad de Dios que es para Su gloria y para mi felicidad. La voluntad de Dios es infinitamente más benéfica para mí que mi propia voluntad. Y aunque la voluntad de Dios parezca oscura y sin sentido, según mi criterio, la voluntad de Dios es infinitamente más benéfica para mí que mi propia voluntad; porque Él es especialista en lo que según mi mente finita es un mal, convertirlo en un bien, para mi y para muchos. Pues, a los que aman a Dios TODAS las cosas cooperan para un bien. Rom.8:28

Rendirse totalmente a la voluntad de Dios, trae paz y felicidad, la mayoría de las aflicciones tienen su raíz en la voluntad propia. Quien se somete a la voluntad de Dios, deja de estar ansioso, agobiado o estresado. Experimenta una dulce calma, es decir, la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. Filip. 4:7 Y entra en el reposo del SEÑOR, porque rendirse a la Voluntad de Dios por completo, implica Fe, plena confianza que el SEÑOR decidirá para mi vida lo mejor, sea cual sea la circunstancia. Por eso aconseja Pablo: Por tanto, esforcémonos por entrar en ese reposo. Heb.4:11 Y todos aquellos que se rebelan contra la voluntad Divina, dice: "No entrarán en mi reposo." Heb.3:11 No entrarán en mi paz, no tendrán la vida abundante que he venido a darles. Juan 10:10

Hoy es enseñada una falsa doctrina a los creyentes, que dice que someterse a la voluntad de Dios, es ser un mediocre, un perdedor sin aspiraciones y sin sueños, incluso, que es falta de fe. Pero, Jesucristo, Rey de reyes y SEÑOR de señores, dijo: NO bajé del cielo para hacer mi voluntad sino la Voluntad del que me envió. Juan 6:38. Por lo cual, si el Hijo obedeció hasta hacer la voluntad del Padre, cuánto más debe obedecer el verdadero creyente para cumplir la voluntad Divina, como enseña Juan a cumplirla, diciendo: El mundo pa­sa y sus deseos, más el que hace la Voluntad de Dios permanecerá para siempre. 1Juan 2:17 Los que queremos permanecer siempre, debemos hacer la voluntad de Dios, que es eterno. Solo podemos someternos totalmente a la Voluntad de Dios, por la obra del Espíritu Santo en nosotros, no es por ningún esfuerzo humano, ni por ningún sacrificio. Se logra en oración, entregando tu propia voluntad, tu Yo, con sus deseos, sueños, aspiraciones y anhelos al SEÑOR, para que se haga Su voluntad y no la tuya. Se logra siguiendo el ejemplo del SEÑOR, quien en fuerte aflicción y agonía, clamó: "Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya." Que en cualquier circunstancia, esta también sea nuestra oración.

ORACIÓN: " SEÑOR mío, tú sabes lo que a mí me conviene, haz de mí lo que quieras. Me pongo en tus manos suceda lo que suceda. Te doy gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo con tal que tu Voluntad se cumpla en mi y en todas mis obras, no deseo vivir para mi sino para Ti, permíteme SEÑOR lograrlo de manera digna y perfecta. Concédeme desear, querer, y obrar siempre lo que a Ti mas te agrada, lo que mejor te parece a Ti. SEÑOR, que mi voluntad esté siempre de acuerdo con Tu Santa Voluntad, que no pueda querer o no querer sino lo que Tu quieras o No quieras. Concédeme independizarme de los vanos criterios del mundo y aceptar de buena gana el no ser reconocido debidamente por los hombres y el vivir siendo desconocido en esta vida. Concédeme poner mi confianza y mi esperanza en Ti mucho más que en los demás bienes que atraen mis deseos y esperanzas. Que tu seas siempre la verdadera Paz de mi corazón. Aquí estoy SEÑOR para hacer Tu Voluntad...AMÉN" Tomas de Kempis

*


HAGAN MORIR, pues, lo terrenal que hay en ustedes....Colosenses 3:5

Esta es una descripción inspirada por el Espíritu Santo, de un siervo de Dios, que experimentó lo que es esta muerte espiritual en Cristo, que da vida eterna: " " HAGAN MORIR, pues, lo terrenal que hay en ustedes: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, Colosenses 3:5-6 "

Esta muerte de la esposa no es corporal, ni mucho menos esa que adormece en el pecado y acarrea la muerte irreversible. Al contrario, es un morir espiritual vivificador y vigilante que ilumina los sentidos interiores y, preservando de la muerte, infunde vida eterna. Es la muerte, de la que habla el Apóstol Pablo, exhortando a los que aún vivían en la carne: Habéis muerto y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios Colosenses 3:3. Por ello no será ningún absurdo si llamo yo muerte a la entrega sin reservas de la esposa, que salva la vida de la trampa del cazador. Esta vida discurre entre múltiples asechanzas. Pero no debe temerlas el alma, cuando se ve enajenada de sí misma en oración por algún pensamiento sano, siempre que se remonta y vuela hasta dejar atrás la facultad común y habitual del pensamiento.... ¿Cómo temer la lujuria si no se siente ni la vida? Cuando el alma se libera de toda sensación, aunque conserva la vida, obviamente dejará de sentir las tentaciones de esta vida. ¡Quién me diera alas de paloma para volar y posarme! ¡Ojalá cayese en esa muerte con frecuencia, para escaparme de los lazos de la muerte y no sentir los halagos mortales de la vida Lujuriosa, para que no me aturda el sentido del placer, ni las ansias de la Avaricia, ni la pasión de la ira y de la impaciencia, ni la angustia de las inquietudes, ni el sobresalto de los negocios! Muera mi alma con la muerte espiritual de los justos, y no le envolverá la injusticia, ni la deleitará iniquidad alguna. Dichosa esa muerte que no arrebata la vida, sino que la transporta a otra mejor; maravillosa muerte, la que no destruye el cuerpo y eleva el alma. Esta muerte espiritual se despoja no sólo de la Codicia por lo inferior y lo corporal, sino también de sus mismas imágenes, se despoja de los deseos terrenos. Y todo esto es un don de Dios. Un alma así, que logra saltar por encima de los deleites carnales, para No obedecer más a sus concupiscencias, ni dejarse dominar por sus hechizos, podrá decir: "Alma mía, recobra tu calma, que el SEÑOR fue bueno contigo". Este es el lugar donde reina la soledad, ésta la mansión inundada de luz, como dice el Profeta: Es una tienda que dará su sombra contra el calor del día, refugio y protección contra la tormenta y la lluvia. Isaias 4:6 De ella dice el santo David: Porque en el día de la angustia me esconderá en su tabernáculo; en lo secreto de Su tienda me ocultará; sobre una Roca me pondrá en alto. Entonces será levantada mi cabeza sobre mis enemigos que me cercan, Salmo 27:5" Bernardo de Claraval"

 El Apóstol Pablo escribiendo a Gálatas, dice: Anden por el Espíritu, y no cumplirán el deseo de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que ustedes no pueden hacer lo que deseen. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: Adulterio, fornicacion, deshonestidad, lujuria, enemistades, pleitos, contiendas, disensiones, herejías, envidias , homicidios y otras semejantes. Al contrario , los frutos del espíritu son : Amor,gozo, paz, paciencia,benignidad,bondad, longanimidad, mansedumbre, fé, templanza , dominio propio." Gálatas 5:16-20. Fácilmente pues con la práctica de estas virtudes se extingue el principio y raíz de estos vicios, que ciegan los ojos de la razón y del conocimiento perfecto, porque salen del fondo de un corazón corrompido. Y LA UNIÓN CON EL SEÑOR, es otro de los remedios para lograr que el hombre vea la luz, porque siempre está cercado de tinieblas espantosas que el infierno levanta a su alrrededor; porque en toda tentación el remedio más saludable es cuando me uno a Ti, oh SEÑOR, me descargo a mi mismo de un insoportable peso, y ya no hay para mi ni mas carga ni más dolor. ¿Y quién no sabe que esta unión es nuestra primera obligación ? ¿Quién puede creerse tan fuerte que pueda sobrellevar tan pesada carga? ¿Quién puede confiar tanto en sus propias fuerzas que crea no necesitar de los auxilios de la gracia de Dios, cuando en el fondo de su corazón lleva sus mas fuertes y formidables enemigos? ¿Quién oye esto y no tiembla y no vuelve en si, y no trata seriamente de comenzar la reforma de sus costumbres por el cambio completo del corazón, de donde proceden las manchas que hacen abominable al hombre en la Divina presencia? Guarda pues tu corazón, ciérrale con el candado del temor de Dios, para que allí se sequen hasta las raíces de los vicios, y solo nazca y crezca en él Su santo y verdadero amor." Agustin de Hipona"¡Oh hermano! ¡De cuánto peligro te podrías librar, y de cuán grave espanto salir, si estuvieses siempre temeroso de la muerte y preparado para ella! Trata ahora de vivir de modo que en la hora de la muerte puedas más bien alegrarte que temer. Aprende ahora a morir al mundo, para que entonces comiences a vivir con Cristo. Aprende ahora a despreciarlo Todo, para que entonces puedas ir libremente a Cristo. Somete ahora tu cuerpo y sus deseos con la devoción a Cristo, para que entonces puedas tener confianza cierta. Reconócete como huésped y peregrino sobre la tierra, y como quien no tiene que ver con los negocios del mundo. Porque ninguno que milita en Cristo, se enreda en los negocios de este mundo. Guarda tu corazón libre y levantado a Dios, porque aquí no tienes domicilio permanente. A Cristo dirige tus Oraciones y clamor cada día con lágrimas, para que merezca tu espíritu, después de la muerte, pasar dichosamente al descanso del SEÑOR. Amén. " Tomás de Kempis


ORACIÓN: SEÑOR mío Jesucristo, concédeme la gracia de observar los mandamientos de Dios con tanta exactitud y pureza que jamás los traspase; y que los prefiera entre todas las cosas de la tierra; y cualquiera que sea la tentación y ocasión que se me presente, nunca los quebrante(siempre con la ayuda de Tu Espíritu Santo). Hazme entender bien que en mi corazón está siempre viva la raíz de mi pecado, y que solo la vigilancia de la Oración puede impedir en mi los frutos de corrupción y miseria. Según dices: VELEN Y OREN para que no entren en tentación. ¿Que será de mi si no ejercito la Fe suplicando tu auxilio, con el fervor de mi vida y el gemido de la humildad,? Lava pues, SEÑOR, las manchas de mi corazón, riega su sequedad, acalora su frialdad, ablanda su dureza. Enfermo quedaré si no me curas, dormido si no me despiertas, caído si no me levantas, muerto si no me resucitas. Concédeme también que resista las tentaciones de la codicia en Todo aquello que entre por los sentidos de mi cuerpo, a fin de que conserve en todo la pureza de mi corazón. Y como no basta para lograr tantos bienes la protección humana si no le asiste la Divina, por esto te ruego humildemente que pongas Tú mismo la protección necesaria en mi, para que nada entre ni salga que manche mi alma, y la haga no merecedora de las ayudas de la Gracia Divina. Amen." Ludolphus


**************************************

Jesús les dijo: "Llenen de agua estas tinajas." Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: "Ahora saquen lo que está allí, y llévenselo al catador."Y se lo llevaron. El catador probó el agua hecha vino, Juan 2:8-9

Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús; y también Jesús fue invitado a la boda, con Sus discípulos. Juan 2:1-2 Asistió el SEÑOR no para participar en un banquete festivo, sino para revelarse por un prodigio verdaderamente admirable. Fue allí no para beber vino, sino para darlo. Porque, tan pronto como se acabó el vino, María la madre de Jesús le dijo: "no tienen vino". Respondiendo: "Mi hora todavía no ha llegado" Juan 2:3-4, Jesús anunciaba ciertamente que la hora gloriosa de su Pasión, y el vino difundido para la salvación y la vida de todos no había llegado todavía. Maria pedía un favor temporal, mientras que Cristo preparaba un milagro para el gozo eterno.
María dijo a los que servían: "Hagan TODO lo que Él les diga". Juan 2:5 Nos enseña que en todo tiempo debemos obedecer á Jesucristo , y que no hemos de desconfiar de su misericordia aunque parezca que nos trata con alguna dureza; sino que hemos de esperar confiados en su bondad. Cuando Jesucristo venga por segunda vez para encontrarse en las nubes con su Esposa, la iglesia, se llevarán a cabo las bodas celestiales, en las que el gozo de su iglesia será pleno, por lo cual dice el Apocalipsis 19:7

"Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a Él la gloria, Porque las bodas del Cordero han llegado y Su esposa se ha preparado". A estas bodas no entran sino los bienaventurados que son los llamados a la cena del Cordero, quienes son como las vírgenes prudentes que entraron con el Esposo, y después se cerró la puerta. Para entrar en ella es preciso llamar, y no será abierta si no llamamos con la aldaba del verdadero arrepentimiento, amor y consagración al SEÑOR, esto es lo que nos manda expresamente el Maestro Divino, por eso dijo María: "Hagan TODO lo que Él les diga." -Bernardo Jesús les dijo: "Llenen de agua las tinajas". Y las llenaron hasta el borde. Entonces dijo: "Ahora saquen lo que está allí, y llévenselo al catador." Y se lo llevaron. El catador probó el agua hecha en vino. "El milagro por el cual EL SEÑOR cambió el agua en vino no sorprende a los que saben que Dios es el autor. Él mismo es quien, cada año renueva este prodigio en las viñas, la lluvia que cae sobre los viñedos es también su obra y luego se convierten en vino. No obstante, no nos extrañamos de ello porque se repite cada año. La costumbre hace desaparecer el asombro. Pero, es más sorprendente lo que pasó con el agua en las bodas de Caná de Galilea."- Agustín "

 El SEÑOR nuestro Salvador, convierte el agua en vino cuando convierte al malvado y al pecador haciéndolo piadoso y fiel; perdonando sus culpas y concediéndole la gracia de la Salvación. Se compadece el SEÑOR del pecador y convierte el agua de la tristeza interior en el vino del consuelo y gozo de la vida eterna. -Bernardo Cambiando el agua que llenaba las tinajas, en vino, el Salvador ha hecho dos cosas: ha provisto a los invitados a las bodas de una bebida y ha hecho la señal de que, recibirán poder los hombres con la llenura del Espíritu Santo. Hechos 1:8 El mismo Señor lo ha declarado en otra parte, diciendo: "Vino nuevo en odres nuevos" Mt.9:17. En efecto, los odres nuevos significan la transformación y el ser hechos nuevas criaturas al creer y estar en Cristo. 2 Cor.5:17 Y el vino, la gracia del Espíritu Santo. Todas las cosas de la creación con el tiempo se estropean, tan sólo el vino añejo mejora . Pierde cada día de su aspereza, y adquiere una textura llena de suavidad, de un rico sabor. Igualmente el cristiano, a medida que pasa más tiempo con Cristo y le conoce, pierde la aspereza de su vida pecadora, adquiere la sabiduría y la benevolencia de la Gracia Divina.Tu espíritu cuando todavía no conoces al SEÑOR se parece al agua fría. Es necesario calentarla con el calor y fuego del Espíritu Santo, como se hace con un vino, para transformar un líquido pobre y sin valor en gracia rica y preciosa. Como el vino, adquirimos buen sabor y aroma de dulzura; entonces podremos decir con el apóstol Pablo: «Para Dios somos el buen olor de Cristo» 2Co 2:15.

 El creyente que no ha recibido el poder del Espíritu Santo, se parece al agua que duerme, fría y sin color, inútil, incapaz de dar energía, estancada durante largo tiempo, el agua se altera, se corrompe, y se vuelve fétida. El Señor ha dicho: "el que no nazca de nuevo del agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de los cielos" Juan 3:5. El creyente que ha recibido el poder del Espíritu Santo se parece a un vino rojo y vigoroso.Cuando Cristo cambió, por su poder, el agua en vino la multitud se alegró mucho, Hoy todos los creyentes bebemos de él con alegría santa, glorificando al gran Esposo y lo hacemos en memoria de lo que hizo en la cruz por nosotros: "Beban TODOS de esta copa, porque esto es mi sangre que establece el nuevo pacto, la cual es derramada para perdonar los pecados de muchos. Mateo 26:27-28 Porque el Esposo verdadero, Cristo el que es el Verbo desde toda la eternidad, quien tomó la forma de esclavo y todo lo ha creado con sabiduría.También con este milagro honró Jesús con su presencia el matrimonio y lo aprobó: santificó a los esposos, los llamó, y obedecieron al llamamiento de la gracia, y con este llamamiento y obediencia nos declaró, que si es bendecido el matrimonio terrenal, es mucho más santo y digno el espiritual, por el que el creyente se consagra y se une estrechamente con Dios aquí en la tierra, para unirse después eternamente con Él en el Cielo. -Ludolphus


ORACIÓN: SEÑOR mío Jesucristo que en el dia tercero, esto es, en el tiempo de la gracia y de la misericordia, fuiste a las bodas que significaban tu unión con la Iglesia, y convertiste el agua en vino, manifestando que representa cosas verdaderamente espirituales, que hasta entonces se habían tenido por terrenales, mandando al mismo tiempo que se llenaran las vasijas de agua, para demostrar que se habían llenado también las profecías que anunciaban tu venida al mundo. Te ruego que conviertas y cambies la frialdad de mi alma, en el fervor de tu amor; su amargura en lo dulcísimo de tu suavidad, y su inconstancia, en la constancia y firmeza de tu gracia. Cambia el agua helada de mi falta de devoción en el vino del santo y fructuoso del verdadero arrepentimiento. Altísimo y Santo Salvador de todos, conserva sin alteración alguna el vino del Espíritu Santo que está en nosotros, y aleja de nosotros toda adversidad, todos los malos pensamientos que diluyen tu vino santo, líbranos de las angustias del pecado que nos oprimen, Dios misericordioso, tú que todo lo has creado con sabiduría. Y así bebiendo y embriagándome con Él todos los días de mi vida, se convierta después por tu misericordia, en el vino de mi gozo y bienaventuranza eterna. Amen . Ludolphus

******************************

Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste un beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. Lucas 7:44-46

Nunca entenderemos la grandeza del perdón de Dios, ni lo podremos amar con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente y todas nuestras fuerzas, si no entendemos la trascendencia de nuestro pecado. Pero cuando entendemos la implicación de nuestro pecado, podemos recibir y entender la implicación del perdón en Cristo. Quien se hizo por nosotros pecado y también ofrenda por nuestros pecados. Por eso Cristo es la propiciación por nuestros pecados, de manera que su muerte es la ofrenda que perdona nuestra transgresión, cubre nuestro pecado y borra nuestra iniquidad. Con razón David exclamó: ¡Bienaventurado es aquél cuya transgresión es perdonada, Cuyo pecado es cubierto! ¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad ! Salmo 32:1-2 "Pecado" significa errar al blanco, hacer algo que no agrada a Dios o fuera de su voluntad. "Iniquidad" significa perversión o maldad. Pero también usa tres palabras para hablar del perdón: "Perdonado" que significa levantado. "Cubierto" que significa oculto o invisible. Y "no imputado" significa borrado o no grabado. ¡Esto es grandioso! ¡Hay restauración en Dios para todo aquel que cree y le busca!

Esta mujer, conocida como pecadora en la ciudad. Lucas 7:37 Comprendió la magnitud de sus pecados, pero también le fue revelado que más grande es el amor del SEÑOR para perdonar y cubrir todos nuestros pecados. Solo aquel que reconoce a Cristo como Dios, SEÑOR y Salvador, puede postrarse a sus pies (Jn. 8:24). Solamente el que reconoce a Jesús puede recibir perdón de pecados; porque en Él hay poder para perdonar. Por lo que le debemos al SEÑOR verdadera gratitud y adoración cada día. Porque el Padre tales adoradores busca que le adoren. "Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren." Juan 4:23-24 Así esta mujer nos da ejemplo de cómo debemos adorar al SEÑOR:" No me diste agua para mis pies, pero ésta ha regado mis pies con lágrimas," ¡Qué sorprendente es la diferencia entre la conducta de Simón quien amó poco, y esta mujer quien amó mucho! El orgullo y religiosidad de Simón no le permitieron reconocer la magnitud de sus pecados ni el poder perdonador del SEÑOR, creyó que era más santo, por lo que juzgó con malicia mundana sus manifestaciones de amor a Jesús. Lucas 7:39. Y pese a toda su riqueza y una espléndida preparación, omitió las marcas comunes de respeto y afecto para su invitado. Con razón el SEÑOR le dijo: "pero a quien poco se le perdona, poco amor muestra."Lucas 7:47. Es decir, quien cree que sus pecados no son graves poco ama. No te ensoberbezcas, pues si teniendo tú también necesidad de un gran perdón, se te perdona poco; es porque tu amor es muy pequeño. En cambio, ella, humildemente, reconociendo la multitud de sus pecados y sintiéndose perdonada, se inclinó a los pies de Jesús y los lavó con sus lágrimas, para demostrar no solo su gran amor por el SEÑOR, sino su rendición total, su devoción, su gratitud y adoración a su nuevo amor divino: ¡Su SEÑOR y Salvador Jesucristo!
"No me diste un beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies." no había dejado de besarlos. El beso, en sentido figurado, muestra respeto, devoción, honrar, apegarse, sumisión. Ella con sus besos decía a Jesús: "Te amo, te respeto, tú eres mi Rey, eres mi SEÑOR, me rindo a ti. "Los entretenimientos más espléndidos no siempre expresan la mayor bienvenida. Puede haber en ellos mucha falta de sinceridad, mucha búsqueda de popularidad, activismo, o" algún otro motivo''; pero tal motivo no podría haber funcionado para inducir a un pecador con el corazón roto a besar sin cesar los pies del Salvador. " -Albert Barnes "No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies." Y por último, dice que ella ungió sus pies con perfume. Ungir es consagrar, es separar, dedicar. Ella manifestó al SEÑOR que de ahí en adelante estaba consagrada y dedicada solo al a Él. El perfume era de mirra, también nos habla espiritualmente de las gracias de nuestro Salvador, Jesucristo en Él recibimos gracia, perdón, misericordia de Divina, redención, salvación. Nosotros somos grandes pecadores, pero más grande es nuestro Salvador. ¡Amén!El SEÑOR y Dios Todopoderoso no te ve nunca externamente. No le interesan tus riquezas, vestidos, carros lujosos, joyas, títulos académicos, preparación teológica, La Biblia lo deja claro: "Dios no mira la apariencia exterior, sino el corazón".1Sam.16:7 Muchos creyentes asisten a la iglesia sin falta, son servidores, ofrendan, diezman, incluso oran y ayunan, pero sus motivaciones no son el amor al SEÑOR sino ser reconocidos y populares. Otros buscan estas cosas materiales, efímeras y temporales, puede que las hayan conseguido, y dicen: "Soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad"; pero no saben que ante el SEÑOR espiritualmente hablando son pobres, ciegos y desnudos. Apoc. 3:17 Son como Simón, religiosos que cumplen todo el ritual y las reglas externas, pero poco aman porque no han desarrollado esta maravillosa virtud de la adoración. No saben lo que es adorar en Espíritu y en Verdad, en la misma belleza de la santidad. Han perdido de vista a Jesús y Su Cruz, han olvidado de donde fueron rescatados.
Puede ser que eres servidor, cantas en el coro de la iglesia, predicas muy bien. Pero a menos que llegues a conocer la maravilla del amor puro, divino, santo, y te postres en el secreto, a solas con el SEÑOR, allí donde nadie te ve y digas: "SEÑOR, te piedad de mí pecador, no soy digno de ti.". Todo lo que hayas hecho con la motivación equivocada será infructuoso y vano. Este es tiempo de adorarle. Este no es tiempo de buscar intereses propios, riquezas, cosas materiales, reconocimientos, popularidad y aplausos de los hombres. Este es tiempo de adorar al SEÑOR en la hermosura de su santidad, por Su Gloria, Soberanía y Majestad, es tiempo de adorarle en Espíritu y verdad. Si no haces un pare a tu activismo, escucharás al SEÑOR decirte: "Hijo, estabas demasiado ocupado, muy activo, hiciste muchos amigos, ministraste "los dones del Espíritu" y te jactaste de ellos, fuiste reconocido, recibiste aplausos por tu labor; pero poco me amaste, y lo mismo que Simón: "No me diste agua para lavar mis pies, no me diste un beso, No ungiste mi cabeza." El que tiene oído para oír oiga lo que el SEÑOR dice a Su esposa, la iglesia.

ORACIÓN: "Oh mi buen Jesus, esperanza de los que creen en ti, que a Maria la pecadora que lloraba a tus pies, los regaba con lágrimas, los enjugaba con sus cabellos, los besó tiernamente y ungió tu cabeza con perfume, como prueba de tu infinito amor por el pecador, le concediste el perdón de sus pecados: no desprecies, Jesús misericordioso a este pecador, que postrado ante los pies de tu Majestad y eterna misericordia, los riegue con lágrimas del más sincero arrepentimiento, los bese con la más fervorosa oración y unja tu cabeza con el perfume de la total consagración a ti. Haz que escuche tu suave y dulce voz llena de clemencia, como aquella mujer mereció oír de ti, para que perdonados sean mis muchos pecados, por tus méritos y tu gracia merezca junto con todos los verdaderos creyentes bienaventurados en la gloria, alabarte y adorarte eternamente. Amén." Ludolphus

«Éste es EL CORDERO DE DIOS, que quita el pecado del mundo. Juan 1:29 Dice Jesucristo, a través del profeta Jeremías 11:29; " Yo era como un manso Cordero que es llevado al matadero." Cordero que el profeta Isaías había predicho, diciendo: Como un cordero llevado al matadero, como oveja delante de sus trasquiladores, no abrió su boca. Isaías 53:7

Jesucristo es Cordero sacrificado desde el origen del mundo en el pensamiento y la voluntad de Dios, está representado: En el sacrificio de Abel; en el becerro que Abraham encontró enredado con sus cuernos en las malezas, sustituido e inmolado en lugar de Isaac. En el Cordero pascual, que debía estar sin mancha. Cristo, nuestro Cordero Pascual, ya ha sido sacrificado.1Cor.5:7EL apóstol Juan tuvo el privilegio de mirar dentro de las puertas del cielo, y, al describir lo que vio, empieza diciendo: "Miré y he aquí el Cordero" Apoc.14:1. Esto nos enseña que el principal objeto de contemplación en el cielo es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Ninguna otra cosa atrajo tanto la atención del apóstol como la persona del Ser Divino, que nos redimió con su sangre. ÉL es el tema de los cánticos de todos los espíritus glorificados y de todos los santos ángeles. Cristiano, aquí hay gozo para ti; tú has mirado y visto al Cordero. A través de las lágrimas tus ojos han visto al Cordero de Dios quitando tus pecados. Regocíjate, dentro de poco, cuando las lágrimas de tus ojos hayan sido enjugadas, verás al mismo Cordero exaltado en su trono. Mantener comunión diaria con Jesús es el gozo de tu corazón. En un grado mayor, tendrás en el cielo el mismo gozo. Gozarás de la constante visión de su presencia; vivirás con ÉL para siempre. El Cordero y el cielo son lo mismo. Estar con Cristo es estar en el cielo y estar en el cielo es estar con Cristo. Cristiano, ¿no es esto verdad? ¿No dice lo mismo tu corazón? Todo lo que tú necesitas para ser feliz, inmensamente feliz, es "estar con Cristo".


"QUE QUITA LOS PECADOS DEL MUNDO." Cristo, el Cordero, en quien no puede hallarse pecado, porque es santo por esencia y por naturaleza, vino para quitar los pecados del mundo; y se ofrece por ellos como Cordero, porque sólo en ÉL está la gracia y la virtud para limpiar los pecados. De ÉL estaba profetizado que había de arrojar Todos nuestros pecados en el profundo del mar Miqueas 7:19. Siempre y sin cesar los está quitando. Los quita, cuando los lavó con la sangre que derramó por nosotros en la Cruz. Los quita, satisfaciendo a su Padre por todos ellos con los méritos infinitos de su pasión, con la Gracia que da ayuda a los hombres para que no los cometan, y los lleva por este medio a la Vida Eterna donde ya no pueden cometerlos.

ORACIÓN: "SEÑOR envíanos al Cordero; es el cordero inmolado que necesitamos Apoc. 5: 6. El cordero que no se irrita y cuya dulzura jamás se amarga; el Cordero que nos dará su lana blanca, como nieve para recalentar en nosotros lo que está frío, para cubrir lo que en nosotros está desnudo; el Cordero que nos dará a comer su carne por temor a que perezcamos de debilidad en el camino Juan 6:51; Mt.15:32. Envíalo lleno de sabiduría, porque en su prudencia divina vencerá el espíritu orgulloso; envíalo lleno de fuerza, porque dijo que el « SEÑOR es fuerte y valiente, poderoso en batalla» Salmo 24:8; envíalo lleno de dulzura, porque «descenderá como la lluvia que cae sobre la hierba y como el rocío sobre la tierra» Salmo 72:6; envíalo como una víctima, porque debe ser vendido e inmolado para nuestro rescate Mt 26:15; Juan 19:36; envíalo, no para exterminar a los pecadores, porque no vino a llamar a justos sino a pecadores. Mt. 9:13; envíalo por fin »porque digno es de tomar el libro y abrir los siete sellos» Apoc. 5:9." Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Apoc.5:13. Amén

Para ampliar estos temas sobre la Oración ir a:  https://ministeriorestitucion.org/?p=2802


Cualquiera, pues, que oye mis palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Mateo 7:24-27

Para que una casa permanezca firme y segura, los cimientos deben ser profundos. Y para que nuestra vida espiritual permanezca estable y firme debemos tener un buen fundamento espiritual, de lo contrario estará en ruinas. Y el cimiento de nuestra vida espiritual es Cristo, la Roca. Pablo dice: «Como hábil arquitecto coloqué el cimiento. Nadie puede poner otro cimiento fuera del ya puesto, que es Jesucristo» 1Cor. 3:10.11.


El mismo SEÑOR es quien va construyendo el edificio, porque si el SEÑOR no edifica la Casa en vano trabajan los que la edifican. Salmo 127:1 Así, ladrillo sobre ladrillo el SEÑOR va edificando en nuestro corazón: Primero el cristiano es cimentado en la Fe. ¿Pero cómo viene la fe, cómo crece y cómo se fortalece? Oyendo la Palabra: "Así que la FE viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo." Rom. 10:17 Al creer el cristiano es justificado, al ser justificado es limpiado, al ser limpiado ama, al amar Obedece la Palabra, dijo el SEÑOR: «Si alguien me ama, guardará Mi Palabra; y Mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. Juan 14:23 Y cuando el edificio está listo para habitar, el SEÑOR nos hace su morada, su templo por la Fe: "Ustedes están en mí y yo en ustedes" Juan 14:20 Y dijo Pablo: "Ustedes son templo y morada del Espíritu de Cristo que habita en ustedes" 1 Cor.3:16 y 6:19.Por tanto, no seamos solo oidores sino hacedores de la Palabra. Sant. 1:22 Escuchar y obedecer la Palabra es construir sobre la Roca. El templo del SEÑOR, que somos nosotros, es preciso levantarlo con piedras vivas, mantenerlo a través de la piedra angular, Cristo, hacerla subir con estructuras progresivas hasta alcanzar la estatura del hombre perfecto, la estatura del cuerpo de Cristo.1 Ped. 2:5; Ef. 2,20; 4,12-13. Debe ser decorado con el esplendor y la belleza de la obediencia a la Palabra de Dios, así podrán soportar cualquier tormenta: Aunque vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la Roca, Cristo. Jesús nos avisa que el cimiento de nuestras vidas será golpeado por las pruebas. Escuchar la Palabra sin ponerla en práctica es construir sobre arena, estos son los que no participan de la fuente cristalina que mana del cuerpo de Cristo. Juan 7: 37 son como cisternas agrietadas, que no retienen el agua (el agua de vida Cristo)» Jeremías 2:13. Y cuando vienen las tormentas de la vida, con la fe debilitada, entonces, soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.Hoy cimiento mi vida sobre la ROCA, CRISTO, para fortalecerme, me ciño del poder de Cristo para sostenerme, de la sabiduría de Cristo para instruirme, de la protección de Cristo para guardarme, de la Mano de Cristo para guiarme, de la Palabra de Cristo para hablarme. ¿Quién es Dios, si no el SEÑOR? ¿Quién es la ROCA, sino nuestro Dios? Salmo 18:31 Amén.

ORACIÓN: Oh Tú ,SEÑOR, dominador y dueño absoluto de todo el universo, que no teniendo necesidad alguna de los hombres, quisiste que su corazón fuera un templo santo donde pudieras morar; te ruego que con el poder del sacrificio que hiciste en la Cruz, saques de mi corazón y de mi cuerpo, todas las faltas y manchas que tengo en mi alma y en mi cuerpo, y haz de mí un templo limpio y agradable digno de tu Majestad y de tu grandezas en el que puedas habitar, ya que tu deleite es morar con los hijos de los hombres. Porque el SEÑOR ha escogido a Sión (lugar donde Dios vive); la quiso para su habitación. Salmo 1312:13 y Salmo 87:2 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! Maestro Sabio enviado por Dios para redimir de los pecados a los hombres e instruirlos en Tus caminos, concédeme no solo ser oidor de Tu Palabra sino hacedor de ella, haz que con su lectura y meditación cada día aproveche, y crezca a la condición de un cristiano maduro, hasta llegar a la medida de la plenitud de Cristo. Efe.4:13 Y ser templo santo para el SEÑOR. Por medio de Tu Espíritu Santo que habita en mi corazón, te ruego me enseñes a apartarme del mal, y a obrar el bien; a despreciar las cosas terrenas y a amar las celestiales; para que desnudo del viejo hombre con todos sus actos, y vestido del nuevo hombre que eres Tú, dulce Salvador, hagas de mí una nueva criatura 2Cor.5:17; y así merezca entrar en tu santo Reino, donde para siempre te vea, y eternamente te alabe. Amen


Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios; Salmo 40:3

Hay canciones que solamente pueden aprenderse en el valle. Ningún arte puede enseñarlas, ninguna regla fonética puede hacer que se canten perfectamente. Su música está en el corazón. Son canciones de recuerdo, de experiencia personal. San Juan dice que aún en el cielo habrá una canción que solamente podrá ser cantada por los hijos terrenales del linaje de la redención. Indudablemente que es una canción de triunfo, un himno de victoria al Cristo que nos libertó. Pero el sentido del triunfo necesariamente nace del recuerdo del encadenamiento.Ningún ángel, ni arcángel puede cantarla como yo. Para cantarla como yo, tendrían que pasar por mi destierro, y esto ellos no pueden hacer. Ninguno puede aprenderla, sino los hijos de la Cruz, y así, alma mía, estás recibiendo una lección de música de tu Padre Celestial. Te estás educando para el coro invisible. Hay partes en la sinfonía que ninguna otra persona excepto tú podrás realizar. Hay cuerdas demasiado pequeñas para los ángeles. Puede haber altos en la sinfonía que sobrepasan la escala, que solamente los ángeles pueden alcanzar, pero hay profundidades que te pertenecen a ti y que tú solamente puedes tocar.Tu Padre Celestial, te está preparando, para aquella parte que los ángeles no pueden cantar; y la escuela es el sufrimiento. He oído a muchos decir que Él te manda el sufrimiento para probarte; NO, esto te lo envía para educarte, para entrenarte para el coro invisible. Por la noche el SEÑOR prepara tu canción. Él templa tu voz en los valles. En las nubes el SEÑOR está afinando tus cuerdas. En la lluvia Él está endulzando tu melodía. En el frío ÉL modela tu expresión. En la transición del miedo a la esperanza, Él perfecciona tu conocimiento. No desprecies la Escuela de la Aflicción; ella te dará la oportunidad de que tomes una parte muy especial en el canto celestial." -George Matheson.

"Llegará un día en que haremos himnos de nuestras aflicciones y cantaremos más dulcemente, porque nuestras bocas han sido purificadas con tragos amargos." C.H.S

ORACIÓN: " SEÑOR, sea tu nombre para siempre bendito, que permitiste que viniese sobre mí esta aflicción, yo no puedo huir de ella; mas tengo necesidad de recurrir a Ti, para que la conviertas en bien. Oh Padre muy amado ¿qué diré? Preso estoy de grandes angustias: Sálvame en esta hora. Estoy en este percance para que seas Tú glorificado cuando fuere muy humillado y librado por Ti. SEÑOR, quieras Tú librarme, que estando en necesidad. ¿A dónde iré sino a ti? Dame paciencia, también en esta ocasión, ayúdame, Dios mío, y no temeré por más atribulado que este. Y ahora entre tantas angustias qué diré, SEÑOR; sino que sea hecha Tu Voluntad. Merezco ser atribulado y angustiado; me conviene sufrir, y mucho mejor con paciencia, hasta que pase la tormenta, y haya bonanza.

Cuando pienso que estás más lejos de mí, es cuando estás más cerca, y no está todo perdido cuando alguna cosa contraria me acontece. Poderosa es tu mano y potente para quitar de mí esta aflicción, y calmar su furor, para que del todo no decaiga, así como otras muchas veces lo has hecho conmigo, Dios mío, misericordia mía; porque lo que es para mí más difícil, tanto es para Ti más fácil, que conviertes la tristeza en gozo y cambias mi lamento en baile, y este cambio solo proviene de tu Poderosa Diestra. Amen" Tomás de Kempis


DEVOCIONALES

"Bendito sea el SEÑOR, porque ha oído la voz de mis súplicas." Salmo 28:6

"Continuamente se nos recuerda la necesidad de la oración en secreto. Se nos enseña que debemos comenzar y terminar cada ajetreado día a los pies del Maestro. Todo esto está muy bien. No podemos vivir una vida espiritual en absoluto, a menos que obtengamos inspiración del Cielo. En nuestra vida en este mundo de maldad y lucha, podemos mantener nuestra vida y continuar nuestro trabajo, solo manteniendo una comunicación ininterrumpida con el Cielo y respirando el aire del Cielo. Pero es un error suponer que la oración sola es suficiente para nutrir nuestra vida espiritual.

Es tan necesario que Dios nos hable, como que nosotros le hablemos a Él. Pero es absolutamente necesario leer nuestra Biblia, como parte de nuestra alimentación espiritual diaria, en el tiempo de oración. Muchos rara vez llevan la Biblia a su lugar de oración. Se arrodillan por unos momentos apresurados en la mañana y piden la bendición de Dios sobre ellos para el día; y salen sin llevar la palabra de Dios en su corazón al entrar en las luchas y fatigas del día. En realidad, sólo han tomado la mitad de una comida, y no están preparados para la lucha diaria como deberían estarlo. Deben comer y degustar algunas de las palabras de Dios, y entonces serán vigorizados y fortalecidos para enfrentar el día. "La Palabra de Dios es el alimento por el cual la Oración es nutrida y hecha fuerte" - E. M. Bounds

En todos los casos de la vida cotidiana, Dios da ayuda espiritual a través de Su palabra. Ahora no habla a los hombres como habló con Moisés en el monte. Si queremos escuchar lo que tiene que decirnos, debemos abrir su palabra y leer sus páginas por nosotros mismos con oído atento. Él realmente tiene algo que decirnos cada vez que entramos en nuestro cuarto de oración. Tal vez el día está oscuro ante nosotros, y estamos saliendo, sin saber qué camino tomar. Clamamos por la luz. ¿Qué lámpara pondrá Dios en nuestras manos, si no es un precepto o una promesa? Sin embargo, no sacaremos ninguna luz si solo oramos y no abrimos nuestra Biblia. El antiguo salmista no dijo: "Lámpara es a mis pies la oración, y lumbrera a mi camino". "Sino lámpara es a mis pies Tu Palabra". Es la Palabra la que ilumina nuestro camino.

Podemos estar afligidos, y en nuestra búsqueda de consuelo nos alejamos de las palabras humanas insatisfactorias y las comodidades terrenales vacías, hacia el aposento de la oración. Le pedimos a Dios que nos consuele. Ahora bien, a veces es muy dulce, cuando el dolor es amargo y la oscuridad intensa, simplemente reposar nuestra cabeza sobre el regazo de nuestro Maestro en silencio, sin decir nada en absoluto, ni siquiera orando con palabras. Pero, si queremos obtener un consuelo real y positivo de Dios, debe provenir de Su palabra. Dejar la Biblia cerrada mientras clamamos a Dios por consuelo, es realmente cerrar nuestros oídos al ángel del consuelo que le hemos pedido a Dios que nos envíe. Entonces, si podemos exclamar: "Bendito sea el SEÑOR, porque ha oído la voz de mis súplicas."

En todas las fases de la experiencia ocurre lo mismo. La oración sola no nos capacita para vivir dulce y victoriosamente. Necesitamos las Palabras de Dios, para que podamos usarlas en nuestro camino. La experiencia de nuestro Señor nos enseña. Cuando fue tentado por el diablo, respondió a cada ataque del adversario con una Palabra de la Escritura. No se basó solo en sus propias palabras, sino que en cada caso sacó una flecha de las Escrituras bien y se la disparó al enemigo. Se notará, también, que no sacó su Biblia allí mismo, en el campo, y buscó un texto que se adecuara a su necesidad; estaba tan familiarizado con las palabras de su Padre, que no tenía más que recordar de memoria la que requería en ese momento. Esto nos muestra que Jesús había tenido el hábito de usar la Biblia en su tiempo de oración. En las repentinas tentaciones que nos sobrevienen a cada uno de nosotros todos los días, necesitamos los mismos recursos espirituales. "Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes." Col.3:16, para que podamos sacar esta "Espada del Espíritu" en cualquier momento de nuestro vida. Si nuestra devoción íntima consiste solamente en la oración, nos encontraremos muchas veces indefensos en el lugar del peligro.

La Palabra de Dios nos muestra los pensamientos de Dios y Su voluntad; lo que Él quiere que hagamos, lo que debemos ser en la vida completa y plena. Necesitamos, entonces, mirar estas divinas palabras en nuestros tiempos de oración, meditar en ellas hasta que se abran y descubrir el fragmento de belleza que hay en ellas; y luego podremos salir y reproducir la belleza en nuestra propia vida. Si estudiamos las Escrituras cuando estamos a solas con Dios en el santo monte de oración, Dios nos mostrará en ellas los modelos de carácter, disposición y deber que Él quiere que desarrollemos para su gloria en nuestra vida diaria. La Biblia nos muestra lo que debemos ser y hacer; la oración hace descender la gracia y la fuerza para permitirnos ser obedientes a estas visiones celestiales. Esta es la oración completa que sube al SEÑOR y baja con respuestas: "Bendito sea el SEÑOR, porque ha oído la voz de mis súplicas." Así que siempre llevemos la Biblia con nosotros al lugar de oración. La oración sin la Palabra de Dios, es sólo la mitad de la verdadera alimentación del alma." - J.R.Miller



"He derramado mi alma delante del SEÑOR." 1 Samuel 1:15

Este es el ejemplo de una oración ferviente y eficaz Santiago 5:16 De una oración hecha como conviene porque el Espíritu Santo intercede por nosotros Rom.8:26. Podemos orar por muchas inspiraciones y de muchas maneras que no necesariamente provienen de Dios. Hay muchas oraciones "estereotipadas" en su manera y motivo. Muchas otras son fogosas y vehementes, pero esa vehemencia proviene solamente de la carne. Muchas oraciones son hechas por hábito y mero formalismo. El hábito de orar es una buena costumbre y debería formarse a muy temprana edad y de una manera firme y sólida; pero el orar meramente por rutina es destrozar la genuina vida de oración. La disciplina debe formar parte de la oración, pero la oración en sí tendrá que ser firme, profunda y pura para que de esta forma fluya libre y sinceramente. Ana multiplicó, amplió y enriqueció su oración: " ... he derramado mi alma delante de Jehová"

Nuestro divino ejemplo en la oración es el mismo Hijo de Dios, Jesús, y el Espíritu Santo es nuestro divino Ayudador. El hombre natural ora, pero lo hace de acuerdo a su propia voluntad, deseos y caprichos. Si tiene intensos deseos, éstos provienen de la carne, y no del Espíritu. Pero cuando el Espíritu ora a través de nosotros, acomoda nuestra oración a la voluntad de Dios, y nosotros damos expresión a sus gemidos indecibles. Al tener la mente de Cristo, los creyentes oramos como Él oraría. Sus pensamientos, propósitos y deseos son los nuestros.

El Espíritu Santo nos urge a orar y nos ayuda a hacerlo. La oración para ser aceptable debe ser iniciada y llevada a cabo por su presencia e inspiración. Somos aconsejados por la Palabra y se nos requiere que "oremos en todo tiempo con toda oración y súplica, en el Espíritu" (Ef. 6:18). "Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por nosotros" Rom. 8:27; y es que somos tan ignorantes en este asunto de la oración, y la mayoría de los maestros son tan incapaces de impartir lecciones que penetren en nuestro Corazón y entendimiento, que el Espíritu Santo debe instruirnos en este "arte divino".


Orar con todo nuestro corazón y toda nuestra fuerza, con la razón y la voluntad es el logro más elevado e importante de la batalla cristiana en esta Tierra. Si ningún hombre puede decir que Jesús es el Cristo, sino por el Espíritu, con mucha más razón nadie podrá orar si no es por medio de la ayuda del Espíritu Santo. .¡Cuán intensas son las oraciones de los creyentes que suplican en el espíritu! ¡Y qué vanas, engañosas e ineficaces son las oraciones sin el Espíritu! Dios había prometido a su pueblo que "le hallarían cuando le buscaren de todo corazón" Jer, 29:13 Hagamos también que toda la oración de nuestros días sea medida por estas normas; a saber, derramar el alma delante Dios y buscarle de todo corazón en Espíritu. -E.M.Bounds

"Ana estaba deprimida, con problemas y dolor por causa de sus aflicciones, Esto es exactamente lo que Ana necesitaba hacer. En lugar de mantener la amargura del alma y la angustia en su corazón, ella derramó su alma, oró y la paz de Dios tomó el lugar de la angustia de su espíritu, y su semblante no estaba más triste. ¡Qué feliz intercambio! ¡Qué grande el contraste! ¡Cuánto mejor para ella y para su hogar! ¿Está tu rostro oscurecido por la amargura de tu alma? Tal vez el enemigo te ha estado molestando mucho; o hay una esperanza no realizada, un propósito no cumplido en tu vida; o, quizás, el Señor parece haberse olvidado de ti. Tu que sufres, no te queda más remedio que derramar tu alma delante del SEÑOR. Vacía su contenido con la confesión, arrepentimiento y oración. Dios lo sabe todo; pero díselo, como si no supiera nada. "Derramen su corazón delante de Él; Dios es nuestro refugio" Salmo 62:8. " En todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento[a], guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús." Fil. 4:6-7

Mientras derramamos nuestra amargura, Dios derrama su paz. El llanto sale por una puerta mientras que la alegría entra por otra. Transmitimos el cáliz de lágrimas al Varón de dolores, y Él nos lo devuelve lleno de las bendiciones de la nueva alianza. Algún día llegarás al lugar donde lloraste y oraste, trayendo tu ofrenda de alabanza y acción de gracias. - F.B.Meyer


" Mira la mano de Dios en la tribulación y ora sobre ello. Pero, sobre todo, no hay nada que muestre más verdaderamente nuestra impotencia que la llegada de la tribulación: abate al fuerte, le muestra su debilidad y le deja impotente. Bendito, entonces, aquel que se vuelve a Dios en el "tiempo de la angustia". Pues, si la tribulación es del SEÑOR, lo más natural es llevarla a ÉL, "derramar nuestra nuestra alma ante Él," y buscar su gracia, paciencia y sumisión." -E. M.Bounds


**************************************




Vengan, subamos al monte del SEÑOR....Para que nos enseñe acerca de sus caminos, y andemos en sus sendas. Isaías 2:3

Nuestro conocimiento de Cristo es algo semejante a un trepador de nuestras montañas galesas. Cuando estás al pie de ellas ves muy poco. La altura de la montaña misma parece ser la mitad de lo que realmente es. Confinado en un pequeño valle, apenas puedes descubrir algo....Subes la primera loma, y el valle se alarga y se ensancha bajo tus pies. Subes un poco más, y te deleitarás con el amplio panorama. Asciendes aún más y el paisaje se agranda, al fin, cuando estés en la cima y mires al este, al oeste, al norte y al sur, ves delante de ti a casi toda la región. Todo esto te place y te deleita, y dices: "Nunca hubiese imaginado que podrían verse tantas cosas desde esta cima" Ahora bien, la vida cristiana tiene mucho parecido. Cuando al principio creemos en Cristo, vemos sólo un poco de Él. Cuanto más alto ascendemos tanto más de sus bellezas descubrimos. Pero, quién ha alcanzado alguna vez la cumbre? ¿Quién ha conocido la altura y la profundidad de Cristo, que excede a todo conocimiento? - C.Spurgeon

Se escala al MONTE DEL SEÑOR, gradualmente por los pasos de la Oración, de la Meditación de día y de noche en Su Palabra y de la Fe en Cristo, autor y consumador de la Fe. Todo esto siempre con la ayuda del Espíritu Santo de Dios, ya que sin Su ayuda esta subida sería imposible. Es el mismo SEÑOR quien inspira nuestros pensamientos para que le amemos y le busquemos con avidez. En la medida que buscamos así al SEÑOR, el cristiano, la esposa de Cristo, va avanzando "hasta que el día es perfecto", es decir, hasta que Cristo se va formando en el creyente y se va pareciendo mas a ÉL, hasta que la imagen del SEÑOR es perfeccionada en cada uno. Hasta que, Revestidos de una nueva forma de ser. Dios los está haciendo nuevos a imagen de Aquel que los creó, hasta que lleguen al pleno conocimiento de EL.Col.3:10 Esta cima del cambio total de nuestro ser, tanto en pensamientos, palabras y acciones, es un don de Dios, es obra y creación de Él en nosotros: Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras. Efe.2:10


En este nivel de escalada, aquello que era prioritario, pasa a un segundo lugar, lo que nos producía angustia, temor, depresión, es cambiado en paz, todo aquello que amamos mas que al SEÑOR, es decir, todo ídolo del corazón, es derribado, lo que nos distraía nos parecerá, aburrido, incluso, los deseos impuros sexuales, las prácticas vergonzosas, desmesuradas y pecaminosas, nos producen repugnancia, nauseas, y hasta dolor de cabeza, algo así, como los síntomas físicos, "del Mal de Montaña", pero que en este nivel de progreso espiritual, se convierte en "el Bien de Montaña".


Todo orgullo, ambición y codicia son arrancados. A este nivel podemos unirnos a las vírgenes del Cantar 1:4 y decir: En pos de TI SEÑOR (no del hombre, ni de las riquezas del mundo) correremos...Nos regocijaremos y nos alegraremos en TI. Porque mejor SEÑOR, Tesoro mío, fortaleza mía, refugio mío, Esposo mío, es Tu amor y Tu Presencia, que Todo cuanto hay y ofrece el mundo. Y así, con la ayuda del SEÑOR, vamos dejando todo peso de pecado que nos asedia, Heb.12:1. Ya que, cuanto menos carga llevemos, con mayor agilidad subiremos.


Estos, son los efectos "del Bien de Montaña", este es el bien de habitar en las alturas por medio de la oración con Cristo, de habitar en comunión con Cristo, en el Monte del SEÑOR, en Sión, lugar donde Dios habita (en nuestro corazón). Allí podemos gustar y ver cuán bueno es el SEÑOR Salm.34:8. Logramos amar a Nuestro SEÑOR y Dios con todo nuestro corazón, nuestras fuerzas y nuestra mente, y obedecer Su Palabra, para ser Su morada permanente: Si alguno me ama, MI PALABRA guardará. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con ÉL.Juan 14:23.


En esta cima, de la Presencia del SEÑOR, somos llenos de una manera tan gloriosa e indescriptible, que alcanzamos la paz que sobrepasa Todo entendimiento humano, y una comunión tan poderosa con Nuestro SEÑOR y Salvador, al punto que sentimos que nuestro corazón se ensancha de gozo y queremos permanecer así, y ni por un segundo la queremos perder. Es la experiencia que tuvieron los discípulos en el Monte de la Transfiguración, por lo que dijo Pedro : "SEÑOR, bueno es quedarnos aquí....Mat. 17:4." Allí no es revelado y en verdad entendemos el verso: Oren sin cesar. 1 Tesa.5:17 Porque el Espíritu de Dios se ha apoderado de ti y de tus pensamientos cada segundo del día. Por todo este bien de las alturas con Cristo, No dejemos esperando a nuestro Amado Esposo, Salvador y Redentor. Aceptemos ya Su invitación; "Subamos al MONTE DEL SEÑOR", y con la esposa del Cantar digamos: "Me levantaré ahora, y andaré(en los caminos del SEÑOR, y en Su Palabra).... Buscaré al que ama mi alma." Cant.3:2 ¡Amen!

Para ampliar este tema ir a: https://ministeriorestitucion.org/?p=2802

**********************


Porque ÉL ME ESCONDERÁ en su tabernáculo en el día del mal; ME OCULTARÁ en lo reservado de Su morada; Salmo 27:5

¡El Rey Soberano y divino me esconderá en lo oculto, en lo secreto de su Tienda, de Su presencia! Me esconderá para estar en comunión con Él por medio de la oración, que es la relación más secreta del alma con Dios. La Oración requiere retiro, al menos del corazón. Para estar en lo reservado de Su morada, es necesario apartarse de lo mundano, con el corazón vacío de preocupaciones y afanes: Cuando ores, entra en tu cuarto, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en Secreto; Mateo 6:6. Para entrar en el secreto de Dios, es necesario cerrar la puerta del corazón al mundo, y a toda distracción para centrarse en Él, meditar en Su Palabra, contemplar Su hermosura y recrearse en Su presencia. Salmo 27:4


El SEÑOR, me ocultará en lo reservado de su morada, para librarme de la peligrosa tentación de la vanagloria, del orgullo y deseo de ser visto por los hombres. Dijo Jesús: Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. Mateo 6:5. El que no procura ser visto por los hombres, aunque haga algo en presencia de ellos, puede decirse que no obra en presencia de ellos, porque todo lo hace para la gloria de Dios y para que Él y solo Él reciba la gloria. El pecado no está en hacer algo delante de los hombres, sino en la intención del corazón de buscar ser visto para su propia gloria.

El SEÑOR, Maestro Divino, nos instruye con Su ejemplo: Cuanto más se extendía su fama; Él se apartaba al Desierto, y Oraba. Lucas 5:15-16 El SEÑOR se retiraba para evitar la vanagloria, para estar en comunión con el Padre, en la soledad del desierto espiritual. Este es lugar al cual el Espíritu Santo conduce, para propiciar un encuentro en el Secreto con Él, alejados de la multitud, de honores, de aplausos, del deseo de exhibición. Ocultos(Escondidos, en secreto) en lo reservado de su morada, es el lugar donde somos despojados de aquello que más amamos, de las cosas que "parecen" importantes, que nos afanan y nos llenan de ansiedad, de temores.


El desierto espiritual, o desprendimiento de lo terrenal, es el lugar que hace ver y comprender desde otra perspectiva el mundo y lo que hay en él. Es allí, donde el alma encuentra al SEÑOR de manera más personal, más profunda, más intensa, más abundante. Y cuanto más le busca en el secreto, en lo reservado de Su morada, más se despoja y se vacía el corazón de su propio Yo, del deseo de reconocimiento, pues el único que brilla y resplandece es el Sol de Justicia, Cristo. Así el alma halla más plenitud en Él, la oración fluye con mucha facilidad, los tesoros escondidos de la Palabra son revelados y puede compartir con otros los dones recibidos libre de egoísmos y con más eficacia. En Su presencia hay plenitud de gozo, delicias del cielo a Su Diestra para siempre. Salmo 16:11

"¡0h soledad, primavera cargada de flores de Jesucristo! ¡0h soledad, en la cual nacen esas piedras preciosas, con las que está construida la ciudad del Gran Rey según el Apocalipsis! ¡0h soledad, disfrutas familiarmente de Dios! Atraeré esta alma hacia mí, la conduciré a la soledad, y allí hablaré a su corazón. Oseas 2:14" Jerónimo


Pablo dijo: "Porque ustedes han muerto, y su vida está Escondida con Cristo en Dios." Col.3:3 Morir a los deseos de la carne para vivir en el Espíritu: Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Rom.8.5 Esta es una muerte maravillosa, porque no destruye el cuerpo pero eleva el alma a lo sublime, celestial y divino. Es una muerte que da paz y vida eterna: Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Rom.8:5 Un alma que vive así, en verdad puede decir con toda confianza como David: "Me esconderá en lo reservado de su morada en el día del mal". En el día de la angustia, en el día de la adversidad, está escondida en la Roca, Cristo. Sabe que el SEÑOR le dará el mejor refugio en el peor peligro. Tiene toda la armadura de Dios(Cristo), para resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firme. Efe.6:13. Escondida con Cristo, el enemigo no puede verle ni hacerle daño, protegida por el escudo de la fe, con el que puede apagar Todos los dardos de fuego del maligno. Efe.6:16 Porque ÉL ME ESCONDERÁ en su tabernáculo en el día del mal; ME OCULTARÁ en lo reservado de Su morada; Salmo 27:5


" Es deleite para mi alma esconderse en el SEÑOR; cuán preciosas las lecciones que yo aprendo con Jesús; los cuidados terrenales no me pueden perturbar, ni las pruebas más agudas pueden mi ánimo abatir, porque siempre que a mi paso se adelanta el Tentador, mi alma tiene su escondite en los brazos del SEÑOR....Si mi alma desfallece agobiada por la sed; a la sombra de Sus alas refrescante abrigo hay, y una fuente fresca y clara como límpido cristal. A mi lado viene Cristo y tenemos comunión; Son tan dulces los momentos y es tan grande la visión que aunque trato, nunca logro, lo que con Él vivo, comunicar. Solo sé que le confío dudas, penas y temor, que me oye con paciencia y me sabe confortar.... ¿Quieres de Su escondedero las dulzuras disfrutar? Ve debajo de sus alas extendidas a morar; y al salir del silencio de tu sitio de oración, llevarás sobre tu rostro, luminosa, la Presencia del SEÑOR...." - Ellen Lakshmi Goreh


CONSTANTES EN LA ORACIÓN. ROMANOS 12:12

Mucha gente ha perdido la fe porque sus oraciones no han sido contestadas. Entendieron mal las promesas, suponiendo que se les daría cualquier cosa que pidieran. Luego hicieron solicitudes que no fueron concedidas. En su decepción descuidaron la oración, perdieron la fe y pasaron a la oscuridad de la incredulidad. Si entendemos que cada deseo que traemos, debemos someterlo a la sabiduría de Dios, por más importante que sea para nosotros, acatando su decisión sin murmuraciones, sin temor, nunca nos encontraremos perplejos por lo que nos parece ser el fracaso de Dios en contestar nuestras oraciones.

Cuando Dios no da las cosas que definitivamente pedimos, es porque desea darnos algo mejor en su lugar. Pablo pidió que le quitaran su "aguijón en la carne", algún dolor corporal doloroso. Pidió fervientemente, rogando tres veces al Señor que le concediera su petición. La petición no fue concedida, sino que vino la promesa: "Que mi gracia sea suficiente" Rom.12:9. Pero recibió más gracia, debido a la carga de dolor y sufrimiento que aún debía llevar. Luego se regocijó en sus enfermedades, porque a través de ellas recibió más del poder de Cristo.Jesús mismo, en el jardín, oró para que la amarga copa pasara de Él. No pasó; pero en cambio, se le dio la gracia divina, y Él fue capaz de aceptarla sin murmurar. Su oración fue respondida, no por la remoción de la copa, sino por el fortalecimiento de su propio corazón, para que pudiera beberla con tranquila sumisión. Aprendemos que cuando Dios no nos da las cosas que suplicamos, nos dará gracia para prescindir de ellas; y si aceptamos su decisión con dulzura y confianza, Él nos permitirá seguir adelante con regocijo sin desmayar. Seguramente es una mejor respuesta darnos fuerzas para continuar soportando nuestra carga, que quitarla, dejándonos sin fuerzas.¿Qué debemos traer a Dios en oración? Debemos traerlo todo, no sólo nuestras necesidades espirituales y nuestras penas y perplejidades, sino también nuestros negocios, nuestras amistades, nuestras inquietudes y preocupaciones, toda nuestra vida. Cristo quiere que seamos sus amigos personales más cercanos. Él desea entrar en las relaciones más íntimas con cada uno de nosotros. Quiere nuestra confianza en todo momento. Se interesa por todo lo que hacemos en nuestro trabajo diario, en nuestros planes y esfuerzos, en el juego de los niños, en los problemas, placeres y estudios de los jóvenes. Debemos entrenarnos para hablar con Cristo de todo lo que estamos haciendo. Cualquier cosa de la que no queramos hablar con el SEÑOR, será mejor que no hacerlo. Es un día triste para un niño, cuando ha hecho algo que quiere esconder de su madre. Es un día triste para cualquiera de nosotros, cuando hemos hecho algo de lo que no estamos dispuestos a hablar con Cristo. Será mejor que le pidamos consejo sobre todo lo que estamos considerando.¿Cuándo debemos orar? Debemos comenzar la mañana a los pies de Cristo, buscando su bendición, pidiendo guía, poniendo nuestra mano en la suya,confiando nuestra vida a su cuidado. Luego, cuando lleguemos al final del día, debería haber oración nuevamente. . . el traer el trabajo del día a Dios, la confesión de sus faltas, pecados y errores, el poner a los pies de nuestro Maestro todo el trabajo que hemos hecho, y encomendarnos a su cuidado durante la noche. Pero además de estos tiempos formales de oración, mañana y tarde, todo cristiano debe estar siempre en el espíritu de oración. Caminamos con Dios en nuestra vida diaria. Cristo está tan cerca de nosotros cuando estamos en nuestro trabajo diario en el campo, en el taller, en la tienda, o cuando estamos sentados en nuestro escritorio en la escuela, o en el patio de recreo, como lo está cuando estamos arrodillándose a sus pies en un acto formal de oración. En cualquier lugar y en cualquier momento, podemos susurrarle una petición o decirle una palabra de amor al oído, y él nos escuchará.Eso es lo que Pablo quiere decir con su exhortación a que seamos "constantes en la oración". Quiere que permanezcamos todo el tiempo tan cerca de Cristo, que en cualquier momento podamos intercambiar una palabra con él, que podamos hablarle a él o él a nosotros. En tiempos de tentación, cuando la presión es dolorosa, casi más de lo que somos capaces de soportar, es un gran privilegio decir: "¡Jesús, ayúdame!" En algún momento de perplejidad en cuanto al deber, podemos pedirle a nuestro Guía que nos muestre lo que quiere que hagamos, y lo hará. Si estamos en peligro, podemos correr al refugio de la oración, para escondernos cerca de Cristo, como un pájaro asustado vuela hacia su nido, o como un niño asustado corre hacia su madre. Aquellos que aprenden a orar de esta manera, comulgando con Cristo continuamente, están seguros de una rica bendición en su vida.

La oración nos hace más fuertes. Trae la vida divina a nuestro corazón. Nos cobija en medio de la tentación. Nos mantiene cerca del corazón de Cristo en tiempos de dolor o peligro. Nos transforma en la belleza del Maestro. La oración hace descender el Cielo a nuestro alrededor, a nuestro corazón. La oración nos mantiene cerca de Cristo; quien ora diariamente y continuamente nunca se alejará de Él. La oración hace descender el Cielo a nuestro alrededor, a nuestro corazón. Es cuando comenzamos a omitir la oración, que comenzamos a desviarnos de Cristo.En estos tiempos modernos, se hacen muchas preguntas escépticas con respecto a la oración, pero una fe simple las responde todas. Si Dios es nuestro Padre, ciertamente conoce a sus hijos y los ama. Si esto es cierto, no puede haber duda de que Él está interesado en su vida en este mundo y está dispuesto a comunicarse con ellos, a hablarles y a escucharlos cuando se dirigen a Él. No es necesario, entonces, que haya ningún misterio acerca de la oración; es sólo uno de los privilegios de los hijos de Dios. -J.R.Miller

"Es necesario encontrarse frecuentemente con Cristo, en la Palabra, en la Oración. Cristo, Cristo resucitado, es el compañero, es el Amigo. Un compañero que sólo se deja ver en la sombra, pero cuya realidad llena toda nuestra vida y nos hace desear su compañía siempre. El Espíritu y la Esposa dicen: « ¡Ven!» Y el que oiga, diga: « ¡Ven!» Y el que tenga sed, que se acerque, y el que quiera, reciba gratis agua de la vida... Dice el que da testimonio de todo esto: «Sí, vengo pronto.» ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús! Apoc. 22:17-20." Jose M. Escriva


"Y dijo Dios a Jacob: Levántate, sube a Betel". Génesis 35:1

Dado que moramos en la tierra del enemigo y no estamos fuera de la posibilidad de caer de la gracia, es bueno relatar la experiencia de Jacob y cómo comenzó a perder su alma, porque el creyente puede pasar por alguna circunstancia similar. Confío en que la experiencia de Jacob nos pondrá en guardia y así nos ayudará a resistir al astuto enemigo. El deseo de Dios es revelarse al hombre y tener comunión con él. Dios es el Dios de Betel, el Dios de Su casa, porque "Betel" significa "casa de Dios''.

Él quiere hacer del corazón del creyente Su morada, Su casa y se revela a aquellos que se acercan a Él, así, Dios posee una casa en la tierra, en la cual habitar."Betel" fue el lugar donde Jacob conoció a Dios por primera vez y tuvo la visión de los ángeles y la escalera. En lenguaje moderno llamaríamos a esto la conversión de Jacob. Muchos años después de este suceso, Dios consideró necesario que Jacob debía salir de Siquem (que representa el mundo y el pecado), para subir y volver de regreso a Betel, al altar, a la presencia de Dios. Notemos algunas cosas que podrían haber hecho necesario que Dios lo enviara de regreso al altar:-.

Jacob en Siquem, se había comprometido tanto con sus rebaños, camellos, asnos, esposas e hijos, que estaba perdiendo el gusto y el tiempo para la comunión con Dios. Es cierto que todavía estaba profesando, sin embargo, Dios vio que se estaba volviendo manso y espiritualmente seco. Al mudarse con tanta frecuencia de un país a otro y de una nación a otra y también al entrar en contacto con tantos tipos de religión falsa, estaba perdiendo el espíritu de rectitud, cuidado y tecnicismo en hacer tratos, ventas, tratos, promesas, acuerdos y contratos. Sin duda, había varias cosas pequeñas que se deslizaban en su vida que en un momento no se sintió seguro de admitir..- Su rápido discernimiento y visión espiritual se oscurecían. Estaba formando una alianza demasiado grande con las naciones incircuncisas que lo rodeaban. No detectó el pecado tan rápido y el compromiso como lo había hecho en años anteriores. Había perdido esa peculiaridad que lo hacía diferente de todas las demás personas. Se mezcló y trato con tanta frecuencia y libertad con personas de mente carnal que sus prácticas paganas se estaban volviendo comunes para él, comenzó a perder el afecto y el sabor de la comunión con Dios que una vez caracterizó toda su vida. Estaba tan ocupado, viviendo en un torbellino constante que le era difícil escuchar la voz suave y apacible del Espíritu o sentir Su control y suave reprensión.-. Al estar en una búsqueda tan incesante de ganancias, había descuidado la vigilancia adecuada sobre el bienestar espiritual de su familia, lo que les permitió acumular una variedad de ídolos y dioses paganos. Gén. 31:30 y comprometerse con pueblos incrédulos de los alrededores. También su hermana Lea, había "defraudado", porque envió a su hija mayor, Dina, a hacer turismo. No podemos decir si fue a una feria del condado, a una reunión social de la iglesia, o a una fiesta de cumpleaños. Sin embargo, su visita no tuvo éxito, ya que dio lugar a un maremoto de vergüenza y desgracia tan amplio como el mundo y tan largo como el tiempo. Gén. 34:2-.

Otra razón por la que Dios hizo subir a Jacob a Betel, o al altar, fue porque estaba perdiendo la fe y la confianza en el Dios de sus padres, rehuyendo el oprobio y acobardándose bajo el temor del hombre que pone lazo. "Entonces Jacob dijo a Simeón y a Leví: «Ustedes me han traído dificultades, haciéndome odioso entre los habitantes del país, entre los cananeos y los ferezeos. Como mis hombres son pocos, ellos se juntarán contra mí y me atacarán, y seré destruido yo y mi casa. " Génesis 34:30. Este es el mismo diablo de poca fe que tienta al pueblo de Dios hoy en día..- Dios también hizo que Jacob "subiera a Betel" para que pudiera estar en la quietud de la presencia de Dios y así pudiera observar cuidadosamente su consagración, darse cuenta si dependía en todo y por todo de Él, si su corazón y su vida eran un altar para Dios. Además, para hacer una retrospectiva cuidadosa del camino de sus antiguas convicciones, y tomar la decisión de estar en la presencia del SEÑOR para ser renovado en el altar. Si obedeces con prontitud al Espíritu Santo y caminas con cuidado en toda la luz que el SEÑOR te ha indicado y ha brillado en tu camino, nunca tendrás la necesidad de empacar y regresar a Betel.- John Hames"

Si queremos la bendición de Dios, salgamos de inmediato de la mundanalidad, no sigamos buscando la aprobación de los hombres, lleguemos al Betel de la separación, y acerquémonos a Dios de nuevo. Regresa a tus primeras horas de comunión. Encontrarás tu gozo allí donde lo perdiste, pues sigue estando donde lo dejaste. Si has descuidado la oración en tu aposento, si has cesado de escudriñar la Palabra de Dios, si te has apartado de un cercano caminar con Cristo, si tú y tu familia han caído en una condición tan baja que aquellos que miran difícilmente sabrían si tu casa, es una casa piadosa o no, si es así, entonces sube y regresa a Betel lamentando y suspirando, ruega para que los antiguos sentimientos revivan en ti.Que Dios te conceda subir a Betel, regresar al altar. Y que seas conducido a clamar: "¡Cómo pude apartarme tanto del Dios viviente! ¡Cómo pude deambular tanto cuando pude descansar en paz si hubiera vivido cerca de Dios! Esto fue lo que debió hacer primero Jacob y es lo que tú debes hacer. En el nombre de Dios tenemos que alterar nuestro presente estado de deterioro espiritual o de lo contrario no podemos esperar recibir Su bendición. Que el SEÑOR nos ayude a todos. Que recibamos gracia para poner fin a la indecisión pecaminosa y volver a Betel, a la casa de Dios, a habitar en Su presencia. " - C.Spurgeon


Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:16

Los creyentes que pertenecen a Dios están obligados a orar. No tienen la obligación de hacerse ricos, ni de tener éxito en los negocios, pues estas cosas son incidentales y ocasionales. Los éxitos materiales son inmateriales para Dios. Tampoco los hombres son mejores o peores con o sin estas cosas. Las mismas no son fuentes de reputación ni elementos de carácter ante las normas y estimación celestiales. Pero orar, orar verdaderamente es la fuente de toda renovación, la base para una buena reputación y el elemento de carácter ante la estimación de Dios. Los hombres están obligados a orar, pues la oración es lealtad a Dios.No orar es rechazar a Cristo y abandonar los Cielos.

Una vida de oración es la única vida que cuenta en los Cielos y Dios está preocupado en que los hombres oren, ya que éstos, así como todo el mundo, son grandemente beneficiados por medio de la oración. De hecho, Dios lleva a cabo su mejor obra en favor del mundo en su totalidad a través de la oración. Es más, las promesas de Dios están esperando para ser apropiadas por los creyentes y vivificadas por medio de la oración eficaz. Una promesa es como una semilla sin sembrar: tiene el germen de la vida en su interior, pero el terreno de preparación de la oración es necesario para poder hacer germinar y crecer esa semilla.

Los propósitos de Dios se mueven a lo largo de la senda trazada por la oración para sus gloriosos designios. El aliento de la oración en el hombre procede de Dios. Para aquel que ora, el tiempo de la oración es sagrado, porque en ella el alma se acerca a la búsqueda del Todopoderoso. En efecto, la oración mide el acercamiento a Dios. Con lo cual, el que no ora no conoce a Dios, porque la morada de Dios está en lo secreto, allí en la cámara íntima de la oración:"El que habita al abrigo del Altísimo y mora bajo la sombra del Omnipotente, dice a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío" (Sal. 91:1- 2).

El que no tiene su intelecto fortalecido, clarificado y elevado por medio de la Oración no puede decir que ha estudiado verdaderamente la doctrina de Dios. El Dios Todopoderoso nos ordena orar, espera en la oración para ordenar sus caminos, y se deleita en ella. Esto es, para el SEÑOR la Oración es lo que era el incienso dentro del Templo judío: Todo lo impregna, lo envuelve y perfuma.

Las posibilidades de la Oración cubren todos los propósitos de Dios a través de Cristo. Dios condiciona todos los dones en todas las dispensaciones a Su Hijo en Oración. Dice Dios el Padre a su Hijo, mientras iba hacia la meta de su plan salvador: "Pídeme y te daré por herencia las naciones y, como posesión tuya, los confines de la Tierra" (Sal. 2:8). La respuesta a la oración está asegurada no solamente por las promesas de Dios, sino también por medio de nuestra relación con Él como nuestro Padre. Prestemos también atención a las preciosas palabras: "Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los Cielos dará cosas buenas a los que le pidan?" (Mateo 7:11).

Dios nos alienta a orar no sólo por medio de la seguridad de la respuesta, sino además por la generosidad de la promesa y la abundancia del Dador. ¡Qué promesa tan preciosa, que cubre todas las cosas sin calificación, excepción o límite! El desafío de Dios para nosotros es: "Clama a mí, y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces" (Jer. 33:3). El Dios Omnipotente desea que pidamos sin mezquindad. Él declara que es "Poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos" (Ef. 3:20). Sí, Dios nos asombra dándonos "carta blanca": "Preguntadme de las cosas por venir, mandadme acerca de mis hijos, y acerca de la obra de mis manos" (Is. 45:11). El Espíritu nos dice claramente: "El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?". Romanos 8:32En definitiva, Dios nos ha dado todas las cosas en oración por medio de su promesa porque ya nos ha dado todo en su Hijo. ¡Asombroso don, su propio Hijo! ¡Los recursos de la oración son tan ilimitados como lo es su propio Hijo bendito! No hay nada en el Cielo o en la Tierra, en tiempo y eternidad, que el Hijo de Dios no pueda asegurarnos. Por medio de la oración, Dios nos da la vasta y rica herencia, la cual nos pertenece por virtud de su Hijo, y nos invita a "acercarnos confiadamente al trono de la gracia". - Edward M. Bounds

¡Ah, con cuánta humildad debemos acercarnos a Dios! Con familiaridad, sí, pero con pureza de corazón. Con confianza, pero sin impertinencia. Usted está todavía en la tierra y Él en el cielo. Usted es un gusano de la tierra y es el Eterno. Antes de que nacieran los montes. Él era Dios, y todas las cosas creadas deben pasar, pero Él sigue siendo el mismo. Me temo que no nos postramos como debiéramos ante la eterna majestad. Pidámosle al Espíritu de Dios que nos ponga en la posición correcta, para que cada una de nuestras oraciones llegue hacer un acercamiento reverente a la infinita majestad de lo alto. Padre celestial, me humillo en silencio ante alguien tan majestuoso como Tú. Amén. C. Spurgeon


"Vengan conmigo solos a un lugar tranquilo y descansen un poco". Marcos 6:31

¡Qué atento es Jesús al consuelo de sus discípulos! Él nunca quiere sobrecargarlos. Les proporciona estaciones y lugares de descanso a lo largo del camino. Uno de estos "lugares de descanso tranquilos" es la noche, que viene después de cada día de trabajo. Otro lugar de descanso es el día del SEÑOR, después de una semana de ansiosas batallas y contiendas. Entonces es que debemos buscar la renovación de nuestra vida espiritual comulgando con Dios, recostados en el seno de nuestro Señor. También, hay muchos otros lugares tranquilos a los que nuestro Señor nos invita a separarnos con Él para descansar un rato: en las dulces horas de oración, solos o en la casa de Dios; o compartiendo con nuestra familia, o simplemente durmiendo, pero una cosa acerca de todos estos "descansos" a los que Jesús nos invita es que debemos descansar con Él. Él nunca nos deja solos, pero siempre está con nosotros, Su palabra es: "Vengan conmigo y descansen". El descanso es estar siempre con Él.El apóstol Pablo nos aconseja que permanezcamos en constante oración, para que vivamos quieta y reposadamente, porque esto es bueno delante de Dios. 1 Timoteo 2:1-3 Es su presencia amorosa la que hace la bienaventuranza del resto. No hay verdadero refrigerio para el alma en ninguna otra parte, ni siquiera en las ordenanzas más sagradas, si no encontramos a Cristo allí. Es recostarse en Su pecho cuando estamos cansados y afligidos, lo que nos hace descansar. Descansar aparte de Cristo, no trae refrigerio. Así que debemos asegurarnos de venir con Jesús a un lugar tranquilo y descansar un poco. - J.R. MILLER


Nosotros con frecuencia decimos que estamos demasiado ocupados para orar. Pero, vemos al SEÑOR ¡que cuanto más ocupado estaba más oraba! Él con frecuencia, se retiraba a lugares solitarios para orar. Lucas 5:15 Apartarse para orar fue su manera de hallar descanso. Él sabía que la efectividad en cualquier actividad o en el servicio para Él, es el resultado de la oración. Y nosotros debemos seguir su ejemplo. -El Cristiano de Rodillas

En la presencia del SEÑOR, a solas en oración, es que somos más que vencedores, no por nosotros mismos, sino por Cristo, pero la condición es descansar en Él. Cuando el rey Josafat y el pueblo de Dios se vio amenazado y sitiado por el gran ejército enemigo de Amón y Moab que venían contra ellos, el SEÑOR les recomendó estar quietos, no hacer nada, estar en Su reposo, en Su presencia, adorando, les dijo: "No necesitan pelear en esta batalla; tomen sus puestos y estén quietos, y vean la salvación del Señor con ustedes, oh Judá y Jerusalén". No teman ni se acobarden; salgan mañana al encuentro de ellos porque el SEÑOR está con ustedes".Entonces Josafat se inclinó rostro en tierra, y todo Judá y los habitantes de Jerusalén se postraron delante del Señor, adorando al Señor. En 2 Crón. 20:16-17 Y como resultado de esta quietud, de este reposo: El Señor puso emboscadas contra los amonitas, los moabitas y los del monte Seir, que habían venido contra Judá, y fueron derrotados: 2 Crónicas 20:22.

Primero fue el reposo, después la llenura del Espíritu Santo. En Pentecostés (Hech. 2:1-2). Los discípulos, mientras esperaban la promesa estaban orando, en estado de reposo, entonces fueron llenos del Espíritu Santo. El Maestro nos lleva al aposento alto para reposar con Él y deleitar nuestras almas con las provisiones de Su amor y gracia. Allí somos saciados de la abundancia de tu casa, y nos das a beber del río de tus delicias. Salmo 36:8 Puede ser que has pasado por muchas situaciones difíciles que te han dejado agotado física y emocionalmente, y necesitas escuchar al SEÑOR decirte: «Ven conmigo a solas a un lugar tranquilo y descansa». En descanso y en reposo seremos salvos. Y en quietud y confianza será nuestra fortaleza.Isaías 30:15 Esta es la manera de enfrentar cualquier situación que inquiete nuestras almas: descansando en Cristo. Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de Él es mi esperanza.(Sal. 62:5)

"Recuerda, que el SEÑOR invita a aquellos que están cansados y cargados a venir a Él.Mat.11:28 "Vengan a mí" todos los que están preocupados, abatidos, y cargados con el peso de las culpas y pecados.Zac.5:7 " Vengan a mi" no con los pies, sino renunciando a las malas costumbres; no con el cuerpo, sino con la fe, porque ésta es la entrada espiritual que nos aproxima a Dios. Nada más cerca del reposo divino, que no irritarse por las injurias recibidas, ni temer por ningún daño o persecución; mantenerse en la fe tanto en los sucesos prósperos como en los adversos y tratar igual al amigo que al enemigo, y todo esto se halla en el amor de Dios y la paz Dios que es Cristo Jesús SEÑOR nuestro, gobernado en nuestros corazones. Col.3:15" Elredo de Rielvaux


El reposo, el lugar de descanso al cual el SEÑOR nos lleva, no es un reposo cualquiera, es un reposo consagrado, un reposo santificado, pues Cristo es nuestro reposo y este reposo es señal entre Dios y su pueblo.. Mientras vamos con el SEÑOR a un lugar tranquilo a estar en Su Presencia, Él suple todas nuestras necesidades. Jesús sabía que sus discípulos necesitaban un tiempo de descanso,y que no debían trabajar continuamente. Puesto que hay un tiempo para trabajar, y un tiempo para descansar. Por eso nos dice: "Vengan conmigo solos a un lugar tranquilo y descansen...."


"Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, Ni sus caminos son Mis caminos", afirma el SEÑOR. Isaías 55:8

Si bien pensamos y somos de alguna manera semejantes a Dios porque, siendo seres inteligentes, tenemos pensamientos propios, nuestros pensamientos tienen que ser siempre débiles y fragmentarios comparados con Sus pensamientos. Si bien como agentes libres elegimos nuestros caminos, en algunos de los cuales nos movemos con grandes muestras de sabiduría, nuestros caminos están sobre la tierra, y no pueden encontrarse con los caminos del SEÑOR, que están muy por encima de nosotros. Esto es válido respecto a Sus procedimientos en la providencia. Los designios de Dios son vastos y trascendentes, y Sus métodos son frecuentemente extraños e inescrutables, aunque siempre son sabios.

Nosotros tenemos pequeños planes que se adaptan a nuestra limitada previsión y escaso poder, pero Sus caminos son inescrutables. Él extrae a menudo una luz sumamente brillante de tinieblas inusualmente densas, y hace que aflicciones extraordinarias engendren goces superiores. Él encausa en infinita sabiduría a las más furiosas tormentas para que vayan a dar a la costa llamada 'la perla de la paz.' Él es admirable tanto en consejo como en obras y siempre elige aquel camino en el que Su gloria será manifestada con mayor abundancia.


Nuestro camino, que por un tiempo considerábamos como el mejor, al ser escrutado por un ojo iluminado, pronto resulta estar tan por debajo del camino de Dios, para lograr el propósito deseado, como la tierra está debajo de los cielos. En comparación con Él, nuestra sabiduría es insensata y nuestra prudencia locura. La Providencia es tan sublime que no la comprendemos. En ciertos momentos vemos su lado brillante y adoramos y engrandecemos al SEÑOR. Con todo, nunca hemos conocido ni la mitad de los beneficios ocultos que Él obra a favor nuestro. No nos imaginamos ni siquiera la décima parte del bien que Él nos reserva. En otros momentos hemos experimentado el lado oscuro de la providencia, y tal vez hasta nos hayamos rebelado contra ella; y, con todo, en aquel preciso momento los propósitos del SEÑOR han sido divinamente ricos para con nosotros, y la noche ha sido la más selecta temporada de bendición. No tenemos alas de águilas con la cuales remontarnos a las supremas alturas de los tratos del SEÑOR; caminamos en las partes bajas y miramos asombrados a lo alto, así como los hombres contemplan a las estrellas; estamos seguros de estar a salvo bajo el sublime poder que todo lo cubre, pero tenemos igual certeza de que la experiencia más prolongada y el pensamiento más profundo nunca medirán la altura de los pensamientos y de los caminos del Eterno.


Estas palabras: "Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos," son igualmente válidas respecto a las cosas de la gracia, pues en ellas el SEÑOR de amor ha rebasado por completo nuestros pensamientos. ¿Pudo haber soñado el hombre que era un objeto del amor eterno y que Dios asumiría su naturaleza? ¿Habríamos podido imaginar que el Todopoderoso entregaría a Su Hijo unigénito a la muerte por el hombre culpable? La expiación es un pensamiento que nunca habría cruzado la mente del hombre si no le hubiera sido revelado primero por el grandioso Padre. El procedimiento divino de levantar del polvo al pobre y del muladar al necesitado, por Su gracia abundante, libre y omnipotente, no es del hombre ni es por el hombre. El pensamiento del SEÑOR de escoger lo vil del mundo, y lo que no es, para deshacer lo que es, Sus pensamientos de soberanía y Sus pensamientos de gracia, todos ellos consistentes con Sus pensamientos de justicia, están muy por encima de la invención humana, y fuera del rango del pensamiento del hombre. Aun cuando el Señor nos explica Sus pensamientos y Sus caminos, y los pone al nivel de nuestra comprensión en la medida de lo posible, con todo, no podemos dejar de sorprendernos de su elevación y de su grandeza- "¡Grandioso Dios de maravillas! Todos Tus caminos son incomparables, son como Dios, y son divinos." No quedamos sumidos con frecuencia en un mudo asombro al descubrir alguna nueva bendición del pacto hasta entonces desconocida para nosotros. A semejanza de un minero que extrae otra pepita de oro de la mina y se queda envuelto en un pasmado deleite, así han sido mezclados en el corazón la fe con el asombro. Ante la admiración y sorpresa clamamos: "¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!" Rom.11:33

El Infinito, el Eterno Dios, no ha de ser juzgado por el juicio del hombre. No han de ser ridiculizados Sus pensamientos porque son contrarios a la filosofía reinante que probablemente no es más verdadera que las muchas otras formas de ignorancia humana que han venido y se han ido a través de los siglos pasados. El sueño presente de la sabiduría mortal se derretirá como niebla delante del sol de la verdad del Evangelio. ¿Acaso el grandioso sistema de la salvación y de la providencia de Dios ha de ser emplazado por el tribunal de los científicos que no pueden hacer otra cosa que decaer a la manera de sus predecesores? Hemos de aborrecer la presunción del escepticismo, y hemos de ser lo suficientemente sabios para reconocer nuestra necedad; hemos de ser lo suficientemente racionales para aceptar que Dios debe ser obedecido, y no cuestionado, y que Su revelación debe ser creída, y no criticada. Aunque pensemos torcidamente, los pensamientos de Dios son rectos; aunque pensemos servilmente, Dios piensa sublimemente; aunque pensemos en una escala finita y errónea, Dios piensa infinita e infaliblemente; y nos corresponde corregir continuamente nuestros pensamientos según la Palabra infalible, para que nuestras mentes sean guardadas en armonía con las seguras expresiones del Espíritu Santo. "Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, Ni sus caminos son Mis caminos", afirma el SEÑOR.

Una admiración muy grande será una parte importante de nuestro gozo en el cielo. Cantaremos con asombro y sorpresa Su misericordia en los cielos. Las huestes victoriosas, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios, cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: "Grandes y maravillosas son tus obras, SEÑOR Dios Todopoderoso" Apoc.15:3. Incluso en el cielo los pensamientos de Dios serán más altos que nuestros más sublimes pensamientos, y aún allí en lo alto, Sus caminos estarán por encima de nuestros más celestiales caminos. ¡Cuán enaltecido es el SEÑOR! ¡Su gloria está por sobre la tierra y los cielos! ¡Cuán tiernamente nos subyuga con el esplendor de Su bondad! Él es tranquilizador cuando podría confundirnos. ¿Quién como Tú, oh SEÑOR, en gracia y amor? ¿Quién como Tú, oh SEÑOR, entre los dioses? Éxodo 15:11 El entendimiento tambalea si intenta ascender a Ti. La imaginación, a la cual Tú le has dado una facultad muy creativa, no puede engendrar un pensamiento de igual altura a Tus pensamientos, ni concebir un camino que pudiera soportar una comparación con Tus caminos. ¡Qué otra cosa mejor podemos hacer, grandioso Dios, que inclinar nuestras cabezas y adorar reverentemente! -C.Spurgeon


"Vengan conmigo solos a un lugar tranquilo y descansen un poco". Marcos 6:31

¡Qué atento es Jesús al consuelo de sus discípulos! Él nunca quiere sobrecargarlos. Les proporciona estaciones y lugares de descanso a lo largo del camino. Uno de estos "lugares de descanso tranquilos" es la noche, que viene después de cada día de trabajo. Otro lugar de descanso es el día del SEÑOR, después de una semana de ansiosas batallas y contiendas. Entonces es que debemos buscar la renovación de nuestra vida espiritual comulgando con Dios, recostados en el seno de nuestro Señor. También, hay muchos otros lugares tranquilos a los que nuestro Señor nos invita a separarnos con Él para descansar un rato: en las dulces horas de oración, solos o en la casa de Dios; o compartiendo con nuestra familia, o simplemente durmiendo, pero una cosa acerca de todos estos "descansos" a los que Jesús nos invita es que debemos descansar con Él. Él nunca nos deja solos, pero siempre está con nosotros, Su palabra es: "Vengan conmigo y descansen". El descanso es estar siempre con Él.El apóstol Pablo nos aconseja que permanezcamos en constante oración, para que vivamos quieta y reposadamente, porque esto es bueno delante de Dios. 1 Timoteo 2:1-3 Es su presencia amorosa la que hace la bienaventuranza del resto. No hay verdadero refrigerio para el alma en ninguna otra parte, ni siquiera en las ordenanzas más sagradas, si no encontramos a Cristo allí. Es recostarse en Su pecho cuando estamos cansados y afligidos, lo que nos hace descansar. Descansar aparte de Cristo, no trae refrigerio. Así que debemos asegurarnos de venir con Jesús a un lugar tranquilo y descansar un poco. - J.R. MILLER


Nosotros con frecuencia decimos que estamos demasiado ocupados para orar. Pero, vemos al SEÑOR ¡que cuanto más ocupado estaba más oraba! Él con frecuencia, se retiraba a lugares solitarios para orar. Lucas 5:15 Apartarse para orar fue su manera de hallar descanso. Él sabía que la efectividad en cualquier actividad o en el servicio para Él, es el resultado de la oración. Y nosotros debemos seguir su ejemplo. -El Cristiano de Rodillas

En la presencia del SEÑOR, a solas en oración, es que somos más que vencedores, no por nosotros mismos, sino por Cristo, pero la condición es descansar en Él. Cuando el rey Josafat y el pueblo de Dios se vio amenazado y sitiado por el gran ejército enemigo de Amón y Moab que venían contra ellos, el SEÑOR les recomendó estar quietos, no hacer nada, estar en Su reposo, en Su presencia, adorando, les dijo: "No necesitan pelear en esta batalla; tomen sus puestos y estén quietos, y vean la salvación del Señor con ustedes, oh Judá y Jerusalén". No teman ni se acobarden; salgan mañana al encuentro de ellos porque el SEÑOR está con ustedes".Entonces Josafat se inclinó rostro en tierra, y todo Judá y los habitantes de Jerusalén se postraron delante del Señor, adorando al Señor. En 2 Crón. 20:16-17 Y como resultado de esta quietud, de este reposo: El Señor puso emboscadas contra los amonitas, los moabitas y los del monte Seir, que habían venido contra Judá, y fueron derrotados: 2 Crónicas 20:22.Primero fue el reposo, después la llenura del Espíritu Santo. En Pentecostés (Hech. 2:1-2). Los discípulos, mientras esperaban la promesa estaban orando, en estado de reposo, entonces fueron llenos del Espíritu Santo. El Maestro nos lleva al aposento alto para reposar con Él y deleitar nuestras almas con las provisiones de Su amor y gracia. Allí somos saciados de la abundancia de tu casa, y nos das a beber del río de tus delicias. Salmo 36:8 Puede ser que has pasado por muchas situaciones difíciles que te han dejado agotado física y emocionalmente, y necesitas escuchar al SEÑOR decirte: «Ven conmigo a solas a un lugar tranquilo y descansa». En descanso y en reposo seremos salvos. Y en quietud y confianza será nuestra fortaleza.Isaías 30:15 Esta es la manera de enfrentar cualquier situación que inquiete nuestras almas: descansando en Cristo. Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de Él es mi esperanza.(Sal. 62:5)

"Recuerda, que el SEÑOR invita a aquellos que están cansados y cargados a venir a Él.Mat.11:28 "Vengan a mí" todos los que están preocupados, abatidos, y cargados con el peso de las culpas y pecados.Zac.5:7 " Vengan a mi" no con los pies, sino renunciando a las malas costumbres; no con el cuerpo, sino con la fe, porque ésta es la entrada espiritual que nos aproxima a Dios. Nada más cerca del reposo divino, que no irritarse por las injurias recibidas, ni temer por ningún daño o persecución; mantenerse en la fe tanto en los sucesos prósperos como en los adversos y tratar igual al amigo que al enemigo, y todo esto se halla en el amor de Dios y la paz Dios que es Cristo Jesús SEÑOR nuestro, gobernado en nuestros corazones. Col.3:15" Elredo de Rielvaux


El reposo, el lugar de descanso al cual el SEÑOR nos lleva, no es un reposo cualquiera, es un reposo consagrado, un reposo santificado, pues Cristo es nuestro reposo y este reposo es señal entre Dios y su pueblo.. Mientras vamos con el SEÑOR a un lugar tranquilo a estar en Su Presencia, Él suple todas nuestras necesidades. Jesús sabía que sus discípulos necesitaban un tiempo de descanso,y que no debían trabajar continuamente. Puesto que hay un tiempo para trabajar, y un tiempo para descansar. Por eso nos dice: "Vengan conmigo solos a un lugar tranquilo y descansen...."